Autor » FAQ Women
Iguols

De las Minas Buenas, por Richi

Cuando uno piensa en mujeres buenas, vienen a la cabeza historias como la de Penélope (la del tejido, no la del bolso de piel marrón), Alcestis o Ariadna (No. No solo en la Antigua Grecia existían las minas buenas. Me dio lata buscar en la Wikipedia).

Como sea, desde siempre se han establecido varios requisitos para que una mujer sea considerada “buena“:

  • Virgen
  • dulce
  • sentimental
  • afectiva
  • intuitiva
  • virgen 
  • tímida
  • recatada
  • prudente 
  • bonita 
  • virgen 
  • sensible 
  • empática
  • fiel 
  • virgen

Antes de que un ejército de feminazis venga con sus antorchas y su igualdad de derechos a alegar, digamos que en estos tiempos, en que las mujeres saben leer, pueden votar y tienen esas cosas de goma para abrir frascos, esa definición ya no sirve de mucho. Parafraseando a Tolstói, todas las minas malas se parecen entre sí; pero las minas buenas lo son a su propia manera.

Tengo mucho que decir al respecto, pero ya que cada vez que alguien se entera que escribo en este pasquín me dice: Pero tú igual como que odiai a las minas, ¿o no? , solo diré que en mi opinión, una mina buena no necesariamente es la que aguanta toda tu bullshit. Una mina buena es la que quizás te rompa el corazón, pero no te corta las piernas.

Puta, uno sabe cuando encontró una mina buena. Sólo que a veces se da cuenta muy tarde.

De las Maracas, por Negro

Todo pasa por algo“.

Esa frase genérica de consuelo, que en el momento no se entiende… y después tampoco, pero puta, es lo que hay. Y las maracas, señores, a uno también le pasan por algo.

Como ya hemos podido aprender en este amoroso pasquín, hay diferentes tipos de maracas: unas entretenidas, unas con las que te quedas enganchado, unas que pasan con un poco de enojo y de ahí ni te acuerdas; pero lo más importante es que cada uno tiene su maraca de antología.

¿Se acuerdan de eso de que las mujeres maduran antes, mientras uno anda ahí jugando laminitas, canicas and what-not? Bueno, estas “señoritas” tienen un propósito muy importante en el proceso. Esos dos años de ventaja que nos tiene el género femenino en el departamento de madurez hay que recuperarlos de alguna manera. Y pa eso están poh… pa eso pasan. A todos nos toca. Y al final igual lo pasaste bien. Y nadie sabe si el karma les cae al final, pero igual: gracias maraquitas, por hacernos ver que hay gente como el pico en todos lados, lejos y cerca, en las buenas y en las malas.

A algunos hasta la muerte los separa poh. Mala volá.

De Todas las Demás, por Shesho

Lo más adorable de las mujeres es que son humanas. Humanas y no caricaturas, aunque a muchas que leen este pasquín a la rápida, con la Cosmo abierta en la otra pestaña, les cueste creer que yo diga algo así. Incompletas y erráticas como nosotros, ellas y nosotros somos como piezas de un rompecabezas que chocan una y otra vez, casi siempre encajando a medias, enredadamente, imperfectamente.

En los grises está la variedad. Es cierto, hay minas muy cagás de la cabeza, minas que tienen trastocadas todas sus prioridades de vida en función de vengarse, poseer o cazar atención, y también hay minas estudiadamente angelicales, insoportablemente bienintencionadas, frustrantemente santurronas. ¿No serán ellas quienes se encierran en caricaturas, moldeadas por estereotipos, exigencias, expectativas? No lo sé ni me importa. Yo me quedo con esa mezcla incierta: nosotros mismos somos inciertos, qué más podríamos exigir. Me siento más en casa entre seres que no han dejado de construirse.

Y la mitología del bien y el mal nos nubla la vista, porque todos hemos sido héroes o villanos dependiendo del capítulo. ¿Es buena la bondad? ¿Es mala la maldad? Si tuviera que escoger algo con qué medir, es la transparencia. Me gustan las minas imperfectamente honestas, las work in progress, las “estamos trabajando para usted, bánquese las molestias o váyase a huevear a otro lado“. Porque además, las historias con final abierto, donde no hay ni salvaciones ni condenas aseguradas para nadie, son por lejos las mejores.

59 comentarios. Deja el tuyo»

Un atento lector de FAQ Women, que se hace llamar Er Ninio, nos envía esta colaboración acerca de las minas que rondan a los casados y de cómo salvarse de un cachito más o menos. ¿Tiene aportes? Envíelos a we@faqwomen.org. No garantizamos publicación, pero los revisamos todos.

===================================

N. de la E.: La apariencia real de una Yegua puede variar.

Las Mujeres Dicen Que el Hombre Casado…

La yegua usualmente es rica, encantadora, entradora, simpática, buena pa la talla. Sin embargo, es una mujer solitaria (dejando de lado a los ocasionales tiramigos), pero nunca tiene una pareja estable, a pesar de que andan miles de babosos pretendiéndola, incluyendo a los que ya les ha destruido la vida.

Esta mina es lo que podría llamarse envidiosa del éxito de su género: no es que usted en particular sea especial como macho, sino que es envidiosa de su mujercita, de la reina que cada día lo espera en la casa con la comida calientita, con la cama hechita, y la ropa planchadita. En resumen, le encuentra un placercillo morboso a socavar el estatus y estabilidad que usted, en su calidad de macho alfa cazador recolector, le brinda a su mujer y a su familia.

¿Para la cama? ni le cuento: tira rico, es una diosa, desinhibida y probablemente se la suelte a la primera, porque sabe que con un hombre comprometido tiene sólo una oportunidad. Pero si cree que es la mina ideal para el touch and go y después si te he visto no me acuerdo está totalmente equivocado, porque una vez que le dio la pasá, está fregado de por vida: la yegua no acepta un no para futuros encuentros por respuesta y lo seguirá acosando hasta que consiga su objetivo real: que su rival, en este caso su pareja, le dé la patá en el poto y de paso, le quite todo lo que tiene de una sola vez.

Lo realmente triste de esta historia es que la víctima, como buen baboso que es, intentará iniciar algo con la yegua que reemplace a lo que perdió en casa; pero cuando llegue con sus maletas a la casa de ella, feliz porque ya no está atado a su pasado, la yegua le dará un lindo abrazo, un beso en la mejilla y le dirá “Pucha, lamento que haya sucedido esto, yo no quería entrometerme en tu vida, mejor dejémoslo así, a ver si logras recuperarla” y ahí queda el gil, como un bendito pagafantas, sin pan ni pedazo.

Yegua al Acecho

La yegua, contrariamente a lo que usté podría pensar, no caza en los típicos lugares como bares, pubs, etc. Ella es más sutil: ataca en la fila del supermercado, en la fiesta familiar, en el matrimonio del primo o simplemente en su trabajo. La yegua siempre anda ojo al charqui y le tiene toda la foto sacada: usté está felizmente casado (o conviviendo), con cabros chicos, perro, auto y todo lo demás (recuerde a Glenn Close).

Siempre se acerca inocentona, conversando acerca de cualquier cosa, e impajaritablemente usted se queda riendo solo, porque siente que a pesar del tiempo que ha pasado, aún “revienta petardos”. Hasta ahí todo bien. Sin embargo, si la susodicha en cuestión empieza a ser más frecuente en su vida, o si le entregó casualmente su teléfono por alguna razón, tiene que darse cuenta que está empezando a jugar con fuego, porque ahí la yegua ya lo tiene casi casi cocinado, y ahí se pone peligrosa la cosa. Y al final, siempre lo van a descubrir, porque somos muy malos pa mentir y una vez pasado el punto de no retorno, la suerte está echada.

¿Cómo lo pillan? muy fácil: ¿cómo le explica a su mujer esas 50 lucas que sacó el martes si no llegó ni siquiera con el pan pa la once? ¿Cómo explicarle a su señora que por qué anda tan súbitamente contento, o por qué anda tan oloroso o más peinadito y con el celular a la mano en todo momento?

Cómo Evitarla

Evitarla no es fácil: hay que tener las antenitas de vinil atentas a cualquier movimiento yeguístico, porque ¿a quién no le gusta que le tiren flores? Por eso, si tiene la capacidad y la fuerza de voluntad suficiente como para darse cuenta que la yegua —por rica que sea— le puede cagar la vida, mejor no la pesque, porque ella se jugará todas sus fichas para generar algo más.

Ahora, si el nivel yeguístico es elevado y no se la puede solito, simplemente deje que su leona lo arregle: sí, libere a la bestia que toda mujer tiene dentro de sí y cuéntele a su frágil y linda mujercita que hay una mina que lo está weveando desde hace rato y verá cómo las cosas cambian.

No niego que podrá tener su cuota problemática, porque su mujer igual lo va a poner en capilla; pero a la larga le va a agradecer la confianza, porque tras hacer la auditoría de rigor —revisar los mensajes de su celular, cartolas bancarias, hacer cruces de información con amigos y amigas (a.k.a. chequeo de palos blancos), correos electrónicos e incluso seguimiento con detective privado—, usted. saldrá bien parado, su mujer victoriosa y su relación fortalecida.

Y una cosa, hágalo con lujo de detalles y ¡NO MIENTA! Porque si cree que contando la mitad de la historia —omitiendo, por ejemplo, que se comió a la yegüita— se va a salvar, está muy equivocado: las mujeres son campeonas para detectar mentiras.

Palabras Finales

Avíspese y no sea gil: si no quiere a su mujer y sólo está con ella por costumbre, por el dividendo de la casa o por no hacer sufrir a los cabros chicos, entonces sea honesto consigo mismo y con ella y termine la relación; al menos podrá recuperar sus cosas y ver a sus hijos o perro sin drama. Evidentemente, hágalo antes de meterse con la yegua.

Pero si está contento, le gusta la vida que tiene y no tiene mayores sobresaltos, juéguesela por lo que tiene; porque una vez pasado el punto no retorno, ya no hay vuelta atrás. Y aunque usté ame por sobre todas las cosas a sus hijos, a su perro, a su auto y a su DFL 2, su linda y tierna mujercita se puede transformar perfectamente en un monstruo que se quedará con todo lo suyo y más encima intentará hacerlo pebre, por weón.

49 comentarios. Deja el tuyo»

Ser hombre en estos días no es fácil. Estamos llenos de consejos contradictorios, cuestionamientos por parte de las mujeres y de nosotros mismos: ¿somos realmente necesarios? ¿Qué es lo masculino ahora que todo está cambiando? ¿Qué se espera de nosotros como hombres? En un esfuerzo de producción, FAQ Women reunió al concilio de FAQers (más un invitado) a reflexionar sobre el tema, en (aprox) 100 palabras. Son 10 miradas distintas a este dilema. Aquí van.

========================================

Richi

Como todos los problemas en la vida, éste es un problema de números. El tamaño del pene. El número de parejas sexuales de la polola de turno. Los años que te quedan para jubilar. El número de cuotas del crédito (automotriz, hipotecario, universitario, de consumo, ahí voh vela) que te quedan por pagar. El tamaño del pene. El número de citas máximo sin que te la suelten. El número de horas extra que llevas este mes y que nadie te va a pagar. Y con tanto número, no nos preocupamos de lo que realmente importa. Como el tamaño del pene.

Negro

Los hombres pensamos mucho y no porque queramos. A algunos nos gusta, a otros no, pero sí o sí nos sentimos exigidos en pensar y terminamos por sobrepensar las cosas. Crecimos en una cultura machista: nos enseñaron que uno, como ejemplar sobresaliente, debe ser el que piensa, provee y soluciona; y aunque esto ya cambió en el colectivo, una parte ya se quedó ahí, estampada, en la cabeza, burlándose, hasta la muerte. Y como somos brutos, nos hacemos caso, y pensamos, y repensamos, y luego nos quedamos medio congelados. Después decimos: puta que soy weón.

LoboXz

Tiempos de antes, tiempos sencillos (¿más justos? no creo), cada uno sabía que debía hacer porque los roles estaban claros. Ahora todos se trastocan, hay más igualdad, las mujeres avanzaron y nosotros les dimos la pasada. Por eso ahora no sabemos qué hacer: porque las mujeres son más iguales y los hombres quedamos igual. ¿Si no, por qué hay algunos que les molesta la independencia sexual de las mujeres o que chupen (copete) más que lima nueva? El ser hombre ya no tiene valor por sí mismo sino por la persona que eres, y me parece la raja, sólo que a los que vivimos hoy no nos enseñaron eso.

Drope

De lo que nos jactábamos, ahora es un parámetro. Si antes competíamos entre nosotros por ser “el mejor” en algo, o éramos atentos con ellas para que se sientan bien, o dejábamos por momentos nuestro machismo de lado para no incomodarlas, ahora estas cosas son un factor fundamental en la parte de analizar hombres en las tertulias femeninas. Si no somos “el mejor” en lo que ella escoge, somos mediocres; si no somos atentos todo el tiempo, somos unos desconsiderados; si mostramos un detalle machista, somos unos brutos sin sentimientos, etc. Pareciera que somos nosotros los que nos tenemos que volcar en satisfacer las expectativas de ellas… la balanza se fue de un extremo al otro; afortunados los que tenemos la suerte de encontrar una pareja equilibrada.

Barbanegra (invitado desde HombresRudos.com)

No es fácil ser hombre, como lo eran nuestros padres y abuelos. Ellos la tenían más fácil. La sociedad hoy te condena si eres varonil, te dejas crecer una barba larga, te rascas el culo en público, tienes gusto por los deportes violentos, el conducir rápido y agarrarse a combos. Tampoco es fácil cuando las mujeres han invadido tu espacio natural. Si hasta mundial de fútbol femenino hay. El hombre peludo y recio como lo conocemos, es una especie en extinción. En pocos años más sólo será parte de una enciclopedia.

Camilo

La problemática de ser un hombre hoy en día no tiene nada que ver con las mujeres. De hecho, es una problemática que también las afecta a ellas. Es el problema que ocurre en cada situación humana en la que nos vemos envueltos, aunque sea involuntariamente. Es que como hemos sido pateados de una relación, despedidos de un trabajo y echados de un carrete, asimismo tarde o temprano, nosotros seremos los que pateamos, despedimos y echamos a otra persona. La problemática es que eventualmente nos convertimos en lo que odiamos. Y leer blogs con caricaturizaciones ridículas no ayuda en nada.

Cash

… mi abuelo era infiel y mi abuela se las aguantaba. Mi abuelo tuvo hijos fuera del matrimonio y mi abuela lo aguantaba. Mi abuela cocinaba, criaba y… aguantaba. Yo estoy pagando los platos rotos. Las mujeres se rebelaron; de a poco parece darse vuelta la tortilla, y me pregunto hasta qué punto podrán seguir “evolucionando”…  ya me empieza a dar miedo, me siento casi en inferioridad: ¿cuánto pasará (si es que ya no está pasando) para que ahora sea el hombre quien esté “con el terno bajo el brazo”? Supongo que mi abuelo no estaría para nada orgulloso. Pero no pido volver a estar así: pido igualdad y soy hombre. Los dejo, debo ir a lavar los platos… rotos.

El Economista

Queridas doncellas: Olvidemos la idea que no podemos vivir sin el sexo opuesto, millones de madres solteras y padres “picaflores” lo avalan. Las libertades que juntos hemos logrado con los años, ya son suficientes para tomar caminos separados. Pero piensen que al buscarlas, no queremos una niña más para cuidar, sino que una partner para vivir felices y alcanzar lo que no podemos solos: más libertades para nuestra relación, nuestras locuras, nuestras ideas, para los años venideros… para nuestros hijos. Las mujeres inteligentes son el mayor y más esquivo factor en este plan conjunto. Piénsenlo.

Dr. Ninfómano

Ser un hombre es simple y fácilmente podría convertirse en algo aburrido. Por eso, para darle pimienta, siempre he tratado de experimentarlo todo, de vivir sin miedo y decidir basándome en la experiencia. Pero hay algo que jamás podré probar y me mata de curiosidad. Daría un par de mis dedos por probar ser sexualmente una mujer. Las admiro, las amo, a veces les temo y otras las envidio. A veces pienso que viven una sexualidad superior y más compleja que la nuestra. Por algo son emblemas de erotismo y sensualidad. Quisiera vivir ese mundo y enriquecer más la simpleza de ser hombre.

Shesho

La problemática no es de ser “hombre”. La problemática es la de existir, porque no entendemos un carajo de cómo hacerlo. Hoy cuestionamos la masculinidad, mañana la bioética, luego las portadas de diarios… Estamos nerviosos de vértigo, y pretendemos controlar y predecir este mundo caótico con teorías pajeras. Compramos seguros, calefacción, religiones, matrimonios, profesiones y planes de jubilación, y nada llena el vacío. Estamos cómodos y llenos de explicaciones, pero sin bolas. Aburguesados y hamburguesados. Y las mujeres están igual que nosotros. Todos nacemos por cesárea. Nadie se moja el culo. Nadie se expone al fracaso o al dolor. Nadie enfrenta su propia muerte. Estamos todos descafeinados.

95 comentarios. Deja el tuyo»

Este aporte peliculero fue idea original de Sebasthian, y lo complementamos nosotros con algo de nuestra cosecha. Usté tiene aportes? Escribe de corrido? Envíelos a we@faqwomen.org y lo revisaremos.

===========================

Uno de los panoramas mas típicos y repetidos cuando uno está comenzando el joteo, es la típica “¿vamos a ver una una película?” Pero desde que ir al cine sale mas caro que salir a comer, la invitación se extiende: “¿veamos una película en mi casa?”

Esto, más que nada, aliviana la carga al bolsillo, porque al momento de decidir que película arrendar o ver online empiezan las interrogantes: La mina ya va a tu a casa a ver una película… vendrá a ver sólo la película? De más que sí… pero también debe de tener un dejo de interés, si no la podría ver en su casa sin el baboso tirándosele encima.

Pero la interrogante más importante, es cual película ver… ¿la última de Willis, la que te recomendó tu mamá, o las que tus amigos han visto por cuarta vez en la semana? Ante esta duda, trataré de hacerle un listado de ejemplos de pelis que QUIERES VER, TE ARRIESGAS A VER y las que NO QUIERES VER por ningún motivo, si quieren evitar que sus aposentos adquieran el apodo de “sartén”.

Las Que No Quieres Ver 1: Explosiones, Motores Robóticos de Avanzada y Elfos

Típico que a ti te encanta, pero ella se aburre, porque no entiende nada y tú claramente estas más enfocado en la película que en ella. Sólo arriésgate si tienes seguridad de que a ella le encanta tanto como a ti:

  • El Señor de los Anillos (ver a Aragon despedazando orcos nunca es un mal panorama, pero cuando el panorama es la mina de al lado, déjala para más adelante!)
  • Star Wars (aterricemos…. Ya tiene más de 30 años)
  • Terminator (aunque es una de mis películas de culto, el común de las minas no encuentra atractivo a Schwarzenegger)
  • Duro de Matar (aunque Willis tiene mejor recepción en las minas, afrontémoslo, solo las vemos por las explosiones)
  • Rápido y Furioso (sólo nosotros nos excitamos con motores nitro. Y ellas no se excitan con Vin Diesel)

Las Que No Quieres Ver 2: Estupideces, Parrandas y Skaters Pegándose En Las Bolas

Otro selecto grupo de películas que no deberían ver son las demasiado estúpidas o asquerosas, pero, como dije, se puede hacer una excepción si a la mina le guste esta tipo de humor:

  • Harold & Kumar Go to White Castle (no merece explicación)
  • Waiting (aunque chistosa, un tanto asquerosa para las minas)
  • Dude, Where is My Car (tampoco lo vale)
  • Qué Pasó Anoche (misma cosa)
  • Jackass (menos la 3!)

Otras que no recomiendo son las de la típica volá cine arte, paja mental sin sentido… a menos que te quieras agarrar a una estudiante de arte o cine.

Cuidado Con Éstas, Te Puedes Arrepentir: Muertes Repentinas Cuando Todo Iba Bien, Drama e Intentos de Suicidio

La idea de invitar a la mina a tu casa, es claramente que ella te conozca, y sepa tus intereses, y…. bueno, la idea es que haya algo de acción también. Y si la mina termina con depre o llorando a mares después de la peli, quizás si te dé un beso, pero entre lágrimas y mocos, no lograras mucho más que eso.

  • Notebook
  • Ps: I Love You
  • Remember Me
  • Marley and Me
  • Requiem For a Dream
  • Love and Others Drugs

Tampoco la idea es hacerle un resumen de cada una, ni hacer spoilers, pero con éstas les aseguro que hasta a las más duras les tocan la fibra. Como consejo, las que tienen, muerte, enfermedades como cáncer o afines, no son muy buenas para “crear ambiente”.

Las Que Sí Quieres Ver: Romances Lindis, Lecciones De Vida y Perritos Que Salvan Bodas

Estas son películas con trasfondo romántico pero sin tanta tragedia. Ideales para generar conversas picaronas en torno a lo romántico, sin ponernos demasiado sesudos o recordarle experiencias con ex en el peor momento:

  • Wickerpark (historia romántica con partes de thriller, recomendada)
  • 40 Días 40 Noches
  • El Perfume (A un conocido le da buenos resultados)
  • The Holiday
  • 50 First Dates
  • How to Lose a Guy in 10 days (en este caso sirve cualquiera de Matthew mcConaughey, pero tengan claro que 3/4 de la película lo verán sin polera jaja)
  • 500 Days of Summer

Bonus Track: Amores Cómicos, Malentendidos Graciosos, Actores Rudos Haciendo Papeles Estúpidos… y Ben Stiller

Hay algunas que son livianas, que no te ayudarán de mucho, pero tampoco te dañarán, son las típicas comedias románticas a lo Jennifer Aniston, Adam Sandler o Ashton Kutcher.

  • Valentine’s Day
  • What Happens in Vegas?
  • Mi Novia Polly
  • Mentiroso Mentiroso
  • Bride Wars
  • Before Sunset

Estimados, presenten sus películas en los comentarios!

120 comentarios. Deja el tuyo»

Esta sección, como saben, toma las mejores preguntas de nuestro Formspring y las responde in extenso aquí. Y este post es el lado B de la pregunta que respondimos anteriormente, para cerrar el ciclo de “amistades babosas y amigas que no los pescan”.

La pregunta dice así:

Mi mejor amigo es un baboso (que babea tras de mí). ¿Qué se hace en esa situación? Yo lo quiero mucho y me gustaría que encontrara una niña, pero él no hace nada por conseguirlo… ¿cómo lo ayudo?

— Atte, Amigui Baboseada

Estimada Amigui:

Primero que nada, aclaremos conceptos. Usté puede llamar con propiedad a alguien “mejor amigo” SI Y SÓLO SI el sentimiento es mutuo. En su caso particular, tenemos una desigualdad, que graficaremos de modo siguiente:

  • Sentimiento de usté hacia él: amistad pura, prístina y rozagante.
  • Sentimiento de él hacia usté: enamoramiento y esperanzas de pololeo, postergadas y disfrazadas de amistad.

No es una relación muy igualitaria, ¿no cree? Por ende, difícilmente su relación con este tipo puede ser catalogada como “amistad verdadera”. Así que analicemos las razones por las que usté insiste en llamarlo “mejor amigo”, aún teniendo claro de que él está verde por zampársela.

Usté lo llama “mejor amigo” porque él se comporta como si lo fuera; es una persona sumamente cercana, que probablemente le escucha sus problemas, ofrece el hombro para llorar cuando a usté se la caga el pelmazo descerebrado que la vuelve loquita, etc. PERO, él no está ofreciéndole dichas prestaciones por amistad: lo hace porque él, estúpidamente, cree que está “invirtiendo” en usté.

La manera de razonar de estos babosos es la siguiente:

  • Le escucha a usté misma, su mamá u otras mujeres decir cuánto necesitan un hombre que esté siempre con ellas, que las entienda, que las escuche, etc.
  • Dan por hecho que eso es TODO lo que una mujer necesita, o que eso es lo PRIMORDIAL que una mujer necesita (ignorante del hecho de que las mujeres mismas suelen no tener idea de sus prioridades al elegir una pareja).
  • Comienza a darle a usté todo eso: atención, escucha, comprensión a toda prueba, empatía, solidaridad con el género femenino, etc.
  • Desde luego, todo aquello provoca en usté sentimientos de infinita ternura y amistad, pero EN NINGUN CASO tensión sexual, atracción o deseo de hacer vida en pareja con él.
  • Al ver que usté responde con afecto, pero NO con amor de pareja, él piensa que tal vez no le ha entregado lo suficiente. Y se pega más. E insiste más. Y babosea más.

En algún momento, usté se habrá dado cuenta de que el cabro tenía otras intenciones: se le trató de tirar, insiste en acompañarla a todas partes, se enoja si usté le habla de minos (o trata de hacerlos siempre quedar mal), le regaló rosas rojas o una cena íntima para su cumpleaños, etc. Cosas que los amigos amigos no hacen. Cosas que tu hermano no haría.

Por como usté formula la pregunta, no pareciera que él se le declaró de sorpresa o algo así: pareciera que usté hace rato que cacha que el compadre anda babosito. Y es aquí donde entra a jugar su responsabilidad, mijita.

De partida, va a tener que dejar de considerarlo “su mejor amigo”. Probablemente, usté se siente agradecida y encariñada con este ser tan fiel, presente, comprensivo, empático, etc, pero él no se acerca a usté para ser su mejor amigo. Él se acerca para que algún día, ustedes dos pololeen. Él sueña con eso, y jura que lo está haciendo de lujo, y que poco a poco lo va logrando.

Usté algo intuye ya de eso, y si no se las canta claritas, es porque “le tiene cariño“, lo que traducido a lenguaje práctico, es “no quiero renunciar a su compañía y a lo que él me entrega“. Postura bastante conveniente… para usté solamente. Y conveniente sólo por un tiempo; tarde o temprano él se va a armar de valor, se le va a declarar, y hasta ahí no más llegamos.

Tal vez usté “no quiere hacerlo sufrir”. Entienda: el cabro YA está sufriendo. Que le ponga caritas felices a usté es sólo porque su babosidad insiste en agradarle en todo momento y ocultar sus verdaderos sentimientos; pero el cabro lo pasa como el pico, cada vez que usté le mencione que anoche se comió a un weón X en la disco, cuando la ve pegada con un ex, cuando se van juntos a la playa y no pasa nada de nada. La naturaleza de un tipo así es cobarde, y tal como le oculta que quiere comérsela con papas, oculta que lo está pasando mal. Es un amor no correspondido.

Si quiere hacer algo, y encuentra demasiado drástico echarle la foca, vaya alejándolo de usté de a poco. Cada día que pase y usté no lo haga, está siendo egoísta, y le está negando a este pobre cristiano la posibilidad de que, de una vez por todas, desarrolle bolas, aprenda de sus errores y aprenda a ser más directo con una mina. Este tipo necesita salir solo, irse a la playa con otra gente, tener onda desde el principio con otra mina.

Despéguelo de usté aunque duela, y vuelva a acercarse cuando lo vea feliz y pololeando. Así como él se merece una mina que lo pesque de verdad, usté se merece un amigo que sea realmente amigo y no un enamorado encubierto. De ahora en adelante, es responsabilidad suya, y no queremos pensar que usté es una coleccionista de babosos. No, por favor, que acabamos de almorzar.

69 comentarios. Deja el tuyo»