Autor » LoboXz
Iguols

LoboXz: -Hola soy LoboXz y yo… yo tuve una relación a distancia.

Todos: -¡Hola Loboxz!

Muchos rehúyen, muchos se esconden, muchos niegan, pero las relaciones a distancia existen y existirán.

La historia de los amores a distancia comienza en la antigua Grecia, con Odiseo, y sabemos que a él no le fue muy bien; en Chile, la primera relación a distancia es con Inés de Suarez y su marido en España, y la historia dice que le ponía los cachos con el patrón don Pedro.

Sea como sea, la tecnología acorta distancia en muchos aspectos y hace que la gente se anime un poco más a atreverse a llevar este tipo de relación; por otro lado, el ritmo de la vida actual absorbe a las personas de tal forma que por mucho que vivan uno al lado del otro, a veces es como si estuvieran a kilómetros de distancia.

No me imagino un pololeo por carta, esperando varios días para recibir contestación; claro, algunas dirán que es domántico, y que el llegar en la diligencia de los miércoles cada mes es bonito. Pero la realidad es que hoy uno se toma un bus y puede estar en unas cuantas horas dándole en brazos de su amada; si lo pensamos bien, hay gente que demora horas en cruzar toda la ciudad, ¿por qué no sumarle un par e ir a visitar a la pinche?

Ahora, hay cosas que no preverás hasta que te pasen; el tener una relación a lo lejos provocará que te pierdas algunos momentos “importantes”, tanto tuyos como de ella, porque hay que entregar tal o cual informe; porque hay que estudiar para alguna prueba… en fin, situaciones no faltarán. Lo importante, a mi juicio, es que siempre se den el tiempo para verse; imponderables habrán siempre, pero si se comprometen a verse, háganlo.

El entorno tuyo o de ella puede ser tema también; habrá que presentarla a los amigotes, conocer a sus amiguis, y pasar tiempo one/one con ella, y todo eso absolutamente comprimido en un fin de semana cada, no sé, dos semanas. Eso puede ser un plus y un contra; lo bueno es que no te pedirán ir a la fiestecita de té por el día del árbol; pero por otra parte, tampoco podrás estar en todos esos eventos sociales que sí son wena onda. Y así es cómo se equilibra la balanza. Tendrás menos tiempo para ganarte a la Suegris, pero si no le agradas, tendrás que dedicar menos tiempo a poner caritas y agradar.

Al final del día, creo que lo importante es que este tipo de relaciones se puede dar, pero hay que querer y trabajar en ella. En estos casos la confianza con la otra persona debe ser total (al igual que en una relación regular, pero en estos casos no es tan simple llegar y reclamarle por algún celo weón).

Hay que hacerse el tiempo para verse, porque el chat aguanta un rato, pero no suple todo; el contacto físico es importante (y no me refiero solo a la cochiná). Tenga paciencia y disfrute su relación. Muchas veces usté tiene a su guacha al lado, pero es como si la tuviera a kilómetros. En el caso de las relaciones a distancia, realmente es así, por eso es necesario que la distancia sólo sea geográfica. Si no, no hay por dónde. Y ya, me despido que me siento como dostor corazón.

Saludos y se la cuidan.

18 comentarios. Deja el tuyo»

(_|_)

Ya todos sabemos que los hombres podemos filetear a las mujeres y fijarnos en partes particulares para justificar nuestra calentura demostrar nuestro aprecio por esa parte que nos vuelve loco. Yo, en especial, me considero “Potista“, y es así que he querido compartir mis amplias apreciaciones por la baja espalda de las señoritas.

Siento que los potos son subestimados por las mujeres. Ellas como que se avergüenzan de tener un poto grande. No sé por qué, si existimos un amplio grupo de hombres que nos gusta cucharear y abrazarlas por atrás. Es cosa de fijarse en la cantidad de babosos que van a cosas como el miss Reef…

A lo largo del tiempo, he desarrollado teorías respecto del por qué nos fijamos algunos hombres en esa parte en específico; y finalmente, creo que, más que el poto en sí mismo, uno se fija en las buenas caderas, que es lo mismo que decir: por ese conducto van a salir bien los brocacochis, así, bien animal, bien instintivo, a diferencia de fijarse en las pechugas, donde uno indaga si los bebés serán bien alimentados. Por ende, al potista, en su esencia, le gusta la abudancia y le gusta repetidamente (en contraste con quienes buscan calidad).

Sea como sea, nunca es malo su agarrón a la pareja cuando uno se pega un bailongo candente, sus nalgadas locas a la hora de amar, o tener un colchón a la hora del doggy style. En fin. Vamos a lo que nos convoca.

 Taxonomía de Potos

En primer lugar, es necesario decir que tomaremos en consideración tres aspectos de los potos: La curva, la extensión (medida en escala de 1 a 5 manos) y las caderas.

  • Poto de chuzo: Curva inexistente; extensión 1; caderas… ¿caderas? Es básicamente el antipoto; no hay nada ahí. Si usted es un devoto Potista, probablemente dirá que la señorita tiene bonita letra o es buena amiga.
  • Poto discreto: Curva mínima; extensión 1 a 2; caderas precisas. Son estos potos que son como chiquititos, son bonitos, más escasos.
  • Poto mentiroso: Curva poca; extensión 1, con suerte 2; caderas anchas. Son estos típicos potos que si miras a la mina llegar tiene buenas caderas, pero cuando se va el jeans se ve como vacio, como que le robaron el poto en el camino.
  • Poto de pendeja: Curva prominente; extensión 2 a 3; caderas escasas. Se han fijado que en la etapa zancuda de las adolescentes (cuándo las extremidades son más largas que el cuerpo) y poco a poco empiezan a surguir los carácteres sexuales secundarios, producto del estirón se les ve un poto redondo. Algunas se quedan así, y ellas caben en esta clasificación.
  • Poto deportivo: Curva bien definida; extensión 2 a 3; caderas precisas. Son aquellos potos duritos, esos que son trabajados, se ven mucho en las ciclistas (las de verdad), jugadoras de hockey o de voleibol.
  • Poto pierna: Curva… más bien un ángulo; extensión 3 a 4; caderas al nivel de la cintura. Son potos de músculos grandes, pero como que se separan de la espalda y caen rectos a la pierna, se pierde la redondez. [N. de la E.: el clásico poto de brasileña]
  • Poto armónico: Curva buena; extensión 2 a 4; caderas definidas. Este poto en especial tiene ayuda del resto del cuerpo, en especial de la cintura. Su buena cintura y el que tenga todo el resto (del poto) bien puesto lo resalta, y va a depender de la contextura de la señorita.
  • Poto Newton: Curva buena; extensión 3 a 4; caderas adecuadas. Éste es la antítesis del poto deportista, ya que en una vista superficial se ve bien, pero cuando no tiene el soporte de los pantalones, se caen cual manzana de Newton.
  • Poto abundante: Curva media parabólica; extensión 2 a 4; caderas anchas. Son estos potos que son como con baranda, si se fijan en la profundidad es variado su volumen, pero la característica principal es que cuando caminan como que se doblan a la altura de la pierna. Es como un poto pierna, pero le sobra un poquito que se rebalsa al caminar.
  • Poto destructor: Curva amplia; extensión 3 a 5; caderas normales a anchas. Este tipo de poto también recibe ayuda de otra parte del cuerpo, pero esta vez de los muslos. ¿Han oído hablar de la llave de cachete? éste tipo de poto es perfecto para realizarla, sus buenos tutos, su buen pedazo de culo y el miedo constante de que salgas con tu pequeño compañero doblado.
  • Poto corazón: Curva redonda en la parte baja; extensión de 4 a 5; caderas amplias. Este poto es redondo abajo y si subes con la mirada como que se precipita en ángulo a la cintura y forma como un corazón invertido.
  • Poto Godzilla: ¿Curva? la circunferencia completa; extensión 5; caderas de todo tipo. Aquí caben todos esos potos que tú dices: aquí me pierdo, necesitas una brújula para salir de ahí, me abdujeron. Son potos colosales, enormes, gigantes, tan grandes que podrían destruir Tokio.

Sea cual sea el que guste a usted, está claro que existe una amplia variedad para elegir; escoja su favorito, opine si se me olvidó alguna categoría de su preferencia, y para terminar, les deseo a todos que tengan muy buena cueva.

39 comentarios. Deja el tuyo»

Dan pie para muchos chistes, muchos mitos o temas de conversación: que se meten en la relación, que se parecen a doña Tremebunda, que compiten con su consuegra de que quien hace la cazuela más rica, etc. Porque siempre todo tiene que ver con la mamá (tuya o de ella):

  • que acaso no te enseñó tu mamá a comportarse en la mesa;
  • que es ella tu primer pilar emocional, a quien le debes la vida;
  • que para ellas es quien estuvo ahí en su primera regla, que les explicó como los hombres son malos la primera vez que la patearon o un patán pijacorta la hizo sufrir…

…por esto y muchas cosas más le dedico estas líneas a LA SUEGRA.

La verdad, el tema de la familia de ella no es tema para los hombres.  Por lo general o encajamos en cualquier ambiente —aunque estemos incómodos—, o somos cero aporte — y aún así te bancaste el estar ahí— pero estamos bien otra vez cuando podamos volver con nuestros amigotes para tirarnos flatos y tomar cervezas.

Tú sabes (o crees saber) que entre madre e hija siempre hay una conexión especial, ya sea porque se cuentan las cosas importantes, o porque la madre nunca está de acuerdo con las conquistas de su hija (“siempre lleva puros pelmazos“), o porque te pillaron en aquella acrobacia sexual, o sencillamente porque caiste mal. En definitiva, siempre importa en  la relación, en mayor o menor grado; sabemos que esto es un matriarcado, y como tal ella es la dueña y señora del hogar familiar y sabe perfectamente, además, que es lo mejor para su núcleo familiar.

Sea como sea, la señora siempre va a tener opinión, sea que te la exprese en la cara, o que le diga constatemente a tu pareja cosas sobre ti; o sencillamente te tira esas miradas incómodas a la hora del tecito o la comida familiar. Y aunque tu pareja no la vea nunca, siempre tendrás a la sombra la figura acechante de la Matriarca.

Así, creo que te puedes topar con diferentes tipos de Suegritas.

Está esa que te quiere y consiente porque tú pareces ser el “yerno ideal”; le preguntan a tu pareja “¿cuándo a va a venir a tomar onces Pepito? mire que le voy a preparar panqueques que a él le gustan tanto”. Esas suegras son la raja. Te atienden como casi un hijo más, y como tal, te hacen parte de la casa y, por ende, hay que estar a la altura de las circunstancias y (como me dijo una a mí conociéndome recién) todos los monos bailan.

Así que apréstate a lavar la loza, ordenar y respetar las normas que te impongan, porque al final estás en su casa, su terreno. Si lo haces todo bien te ganaste hartos puntos; podrás llevarte a la lola de vacaciones, de carrete o donde quieras, hasta te pueden prestar el auto; todo esto sin la mirada de reproche que parece decir “¿quéee le va a hacer a mi niñita este cojonudoooo?”. Dicha mirada tal vez te la lanza el suegro, pero como esta suegra te quiere, te prestará ropa.

También está esa suegra que no te quiere ver ni en pintura, ya sea porque te vistes raro, porque —según ella— tu vida no va pa ningún lado y no eres opción de estabilidad para su niñita, porque no saludaste apropiadamente cuando llegaste, por arga o por manga no le gustas. Pero nunca te lo dice; siempre que llegas en buena onda se crea un ambiente tenso, te saluda fríamente (porque es una dama) y ésa sería toda la interacción con ella.

Pero en privado, te descuera con el suegro, le da consejos a su hija para que tenga ojo contigo, pone trabas cuando tienes planeado salir con su hija y darle como tambor apache una bella velada a la luz de las velas. Para que no sea tan tedioso estar con ella, no creo que debas ser monedita de oro; solamente sé como eres y filo, quizás jamás le haga cambiar su opinión de ti, pero si eres un buen chato, al final te lo reconocerá.

Y también está esa que te lo dice todo en la cara, que no disimula el descontento con que tú seas quien le quite al aliento (de más de una forma) a su hijita. Yo conocí a una que le ponía apodos a todos los pretendientes de su hija (menos mal que “guatón culiao” ya estaba tomado cuando yo anduve por esos lados). Ahí no tienes mucho que hacer; ser no más, educadito, piolita y demostrar cuánto sí te enseñó tu mamá a ser gente.

En cuentas generales, insisto, no creo que sea tema para muchos el qué dirán en la familia de ella; pero si tienes una relación de tiempo, tarde a temprano tendrás que ir a esa comida familiar, a esa invitación a tomar onces a su casa, o la terminarás viendo igual, cuando firmen los papeles de matricidio matrimonio y ella te esté mirando fijo.

Esa es mi humirde opinión.

45 comentarios. Deja el tuyo»

Tuve la suerte de estudiar un poco de latín con un Doctor en lenguas muertas, que ya no está vivo y cuyo doctorado ya no se da hace mucho tiempo. No es muy díficil adivinar que existen grandes conexiones con nuestro idioma, incluso con refranes, los cuales han despertado mi atención por su gran cantidad y porque dan sentido a situaciones que a veces son muy disímiles entre la situación y la frase. Y también hay frases referentes a las mujeres y las relaciones y inventaré develaré cada uno de sus significados y contextos… y eso es lo que nos convoca ahora.

Luego de mi investigación al peo exhaustiva, y esperando que el Profesor Campusano no me copie la idea, les presento:

[Nota: sólo puse algunos refranes que me llamaron la atención y quizás ya no son tan usados, pero puta que son divertidos.]

A la cena y a la cama solo una vez se llama

PCH (posible contexto histórico): En una época en que no había ni calientacamas, ni microondas, refleja una de los más primigeníos y fundamentales pilares de nuestra sociedad: el matriarcado. El pobre tipo no tenía otra opción que llegar a la hora, para poder saciar dos de las necesidades más animales: comer y follar. Si el tipo no llega a la hora se queda sin lo uno ni lo otro, como no hay microondas que caliente la cena, y en algunos asentamientos rurales no hay más donde vitrinear… lo que hay es lo que HAY. Y el hombre (y la mujer también, hay que decirlo) debe estarse a lo que tiene a la mano.

(con voz de vieja) Ése no está enamorado, está empotado

PCH: Éste dicho o frase viene de una de las jugadas más tenebrosas y escabrosas de las mujeres: el agüita de poto. Un artilugio de hechiceras campestres, en el que lavan su parte trasera con un poquito de agua y se la incorporan a un bebestible del sujeto a empotar, para que éste se engache con la señorita cuyos enjuagues está bebiendo. Suena a broma, pero lo he escuchado. Así que si usted está prendado de una señorita que usted sabe que no es de su gusto, o que en verdad nunca le llamó la atención, vaya a su brujo o bruja más cercana para saber si en verdad se encuentra bajo el embrujo de la terrible agüita ‘e potito.

Tabaco, vino y mujer, echan al hombre a perder

PCH: Sabidos por todos son los efectos de la juerga en nuestra salud. Pero, ¿qué papel viene a jugar la mujer en el dicho?; bueno, si el pucho te caga los pulmones; y el vino el higado, lo que pudiera generar una descompensación general del organismo… o sea mal. Pero, ¿eso de qué las mujeres te cagan?… no sé, pero sólo diré que don Celino, el hombre más longevo del planeta, jamás se casó y no tuvo hijos… saque sus propias conclusiones.

Cuando muere el gallo la gallina a cualquier pollo se arrima

PCH: ¿algún comentario? yo creo que no tengo ninguno.

Si quieres ver al marido gordito, después de la sopa dale un traguito

PCH: Otro vestigio de que vivimos vivíamos en un matriarcado, donde los pobres hombres eran aleccionados, dominados con ardides silenciosos pero efectivos, para no poder manifestar su voluntad, ya que ella estaba disminuida por factores, como el traguito.

Finalmente uno de mis favoritos, porque fue dicho hace mucho tiempo, porque lo conocí en mis clases de latín y porque refleja toda la sabiduría que nos heredó ese basto imperio romano:

A bove ante ab asino retro a muliere undique caveto

O traducido para ustedes: Guárdate del buey por el frente (por la cornada), del burro por atrás (porque es el burro, obvio, no por la coz que te puede dar) y de la mujer por todos lados.

Espero que les haya gustado el post, y colorín colorado este post se ha acabado.

36 comentarios. Deja el tuyo»

Recibí el llamado del Señor FAQ, el Mandiola de este boliche [N. de la R.: O sea, yo], el cual me pidió que escribiera más… Y como yo soy bien habiloso [verification needed], me puse a investigar y terminé llegando a un blog que me presentó la siguiente ecuación, que seguramente han recibido en alguna cadena por ahí:

Para encontrar una mujer se necesita tiempo y dinero, por lo tanto:

mujer = tiempo * dinero

El tiempo es dinero, por lo tanto:

tiempo = dinero

así que,

mujer = dinero²

el dinero es la raíz de todos los problemas, y reemplazando:

mujer = (√problemas)²

simplificando queda:

mujer = problemas

Las matemáticas son, por definición, el estandarte del pensamiento lógico, entonces uno como que le cuesta tratar de refutar lo propuesto. Pero hagamos el intento.

No descubriré el fuego diciendo que los hombres pensamos distinto a las mujeres.  Y eso hace que a veces no nos entendamos… Que mientras uno piensa en como arreglar la gotera, ella piensa no sólo en la gotera, sino también: en lo desagradable que es el sonido, que se desperdicia un montón de agua, que nuestras reservas de agua potable son escasas, que en Chile campos de hielo sur es una de las reservas de agua más importante del mundo, que eso haría de Chile un blanco importante en la tercera guerra mundial (que será por el agua)… Entonces, ¡arregla la gotera, por el amor de Dios, que nuestra supervivencia esta en juego!. Por mucho que uno no sepa un carajo de plomería, es tu deber arreglarlo, no sirve decir: no tengo herramientas; si corto el agua ¿sirve?; y ¿si cierras el grifo?; ¡llama al maestro!… ¡No! hay que solucionarlo ya, es por el bien de un país, del mundo.

La situación se genera, desde mi óptica, desde el punto de vista de cada uno. El hombre claramente es más práctico:

— ¿Por qué no querí que te acompañe a ese carrete?
Porque, vamos a ser puros hombres y vamos a hablar webadas y tirarnos peos. [Él la cuida de un ambiente hostil]
Es que te avergüenzas de mí, lo sé.
No, mi amor, si quieres no voy.
No, anda, si no vas me enojaré.

Y PA, DRAMA. Ella quería sentirse querida y respaldada; él, una chela y una chorrillana con harta grasa.

Ella, cual espada del augurio, ve más alla de lo evidente; él, únicamente se queria tomar una chela, ese era su objetivo… sin maldad alguna. No estoy diciendo que la forma de pensar sea buena o mala, sino que es diferente:

Mi amor, el niño se cayo en bici, esta sangrando de narices.
Déjalo, ¿qué cabro chico no se sacó la xuxa en bici?
Pero, mi amor, el niño es hemofílico.
¡Xuxa! cierto, llevémoslo al hospital.

Uno es más concreto, pero más pavo; se le van las cosas, y como a las mujeres no se les va una, al menor error te lo pueden reprochar, el “error” más clásico: las fechas, conmemoraciones y aniversarios (gracias Facebook por favor concedido).

Usted no busque pensar como ellas, jamás lo logrará; la maraña de cosas que ella maneja es enorme, usted ni se imagina a que niveles puede llegar, no pierda el norte, si se quiere evitar un drama juegue su propio juego. Fije su objetivo: que no se enoje, o hacerla feliz (aaaaaaww).  No elijas ni entenderla ni no tener dramas… siempre habrá alguno (si así igual es más entretenido).

Respecto de la propuesta matemática, y si usted hizo su tarea, hay dos respuestas posibles: + y – problemas, todo depende de como usted enfrente la situación…

Suerte.

27 comentarios. Deja el tuyo»