El Gran Libro de las Mujeres Imaginarias

Iguols

No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. Éste es el último post de la serie, solo para nostálgicos. Y dice:

La Perfecta, o “cómo conoceré a su madre”

Una de sus muchas versiones en la cultura pop

Una de sus muchas versiones en la cultura pop

De todas las leyendas que cuentan los hombres desde que el mundo es mundo, ninguna otra a lo largo de la historia ha cobrado más vidas. A veces de manera literal y otras (las más), en sentido figurado, cuando se deja todo en pos de un El Dorado con ojos soñadores, boca de fresa y pechos de miel. No importa si su origen es mitológico o histórico, si es una estrella de Hollywood o vive a pocas cuadras de tu casa. No importa que se llame Afrodita, Helena, Scarlett o P… bueno, se entiende el punto. Obviamente, estamos hablando de la Perfecta®.

Igual es complicado establecer las características principales de una Perfecta, ya que es sabido que nunca es igual para dos hombres (como las Bestias de los Sueños de Weinbaum), pero vamos a hacer un reduccionismo en nombre de la efectividad del relato. Según uno de los Rollos del Mar Muerto, sabes que encontraste una Perfecta cuando:    

  • No le cambiarías nada: Parafraseando a Murakami, puede que tenga una nariz con personalidad, o un lunar gracioso, o sea del Colo, pero igual vai. ¿Si eso no es amor, entonces qué?
  • Te acepta como eres: Todos tenemos una larga lista de cosas que creemos que necesitamos arreglar, por lo que es reconfortante encontrar a alguien que te quiera a pesar de, bueno, de ti mismo.
  • Tiene lo mejor de las demás: Lo mejor de encontrarte con una Perfecta, es que junta el apetito sexual insaciable de la Ninfogeishapornostar, la heterocuriosidad juguetona de la Lesbiana que no ha Encontrado al Adecuado y la entrega incondicional de la Princesa, en cómodas porciones individuales a gusto del consumidor. Y una mina así no se suelta.

Lo triste de todo esto, es que el tipo de persona más propenso a creer en la existencia de la Perfecta, suele ser quien tiene la cabeza medio echada a perder por las rom-coms y la música pop. Entonces, cuando creen que la han encontrado, se ponen un poco como Ahab y están dispuestos a usar el pecho como un cañón, si eso significa poder atrapar a su ballena blanca (lo de ballena es una alegoría, no por que estés gorda). Pero todos sabemos cómo terminó esa historia (spoiler: se va todo a la mierda).

En general, la historia de la búsqueda de una Perfecta termina de dos maneras:

La menos mala

Nunca la vas a encontrar. Y puede que te pases la vida (o unos años, hasta que aprendas a punta de porrazos) preguntándote si allá afuera no habrá alguien mejor que la persona que tienes al lado.

La “no te deseo mal, pero ojalá”

Encontrar a alguien que cumpla con la descripción del cargo. Que te resulte. Y, tiempo después, darte cuenta que una mujer no es la respuesta. Que no puedes esperar que te complete. Que te salve. Porque esa chica que confundiste con la Perfecta, al final del día es un ser humano. No tiene por qué aguantar que des vuelta tu mochila emocional arriba de la mesa. Y te va a mandar a la cresta. Y tú vas a querer que te devuelvan la plata. Porque la escena final de esta película, es darte cuenta que la Perfecta solo existía en tu imaginación, como una Tyler Durden con vagina.

Para terminar, yo le creo a Borges (última referencia literaria que uso, lo prometo) cuando dice que uno tiene que plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Cuesta, pero se puede. Y ahí es cosa de botar a la basura este Gran Libro de las Mujeres Imaginarias, y disfrutar estar con una de verdad.

Shau.

5 comentarios. Deja el tuyo»

Después de un largo período en las sombras, volvemos con este Pequeño Larousse Ilustrado® de Estereotipos Femeninos Inventados por Hombres Calenturientos. En el fascículo de hoy, una regalona de la galucha.

La Ninfogeishapornostar, A.K.A. la Cinta de Embalaje (cuesta despegarla del paquete)

Retrato robot de una ninfogeishapornostar

Me demoré mucho en seguir esta serie porque no tenía muchas ganas de meterme en este tema tan complicado. Complicado porque desde el principio de los tiempos, cientos de jovencitos alrededor de todo el mundo han puesto sus esperanzas en encontrar a esa zorra insaciable que quiera hacer las cosas más sucias todo el tiempo.

Y que venga un aparecido a decir que quizá no es eso lo que en verdad quieren no me va a hacer el hobbit más popular de la Comarca (así como tampoco usar analogías sacadas de El Señor de los Anillos). Pero en fin, alguien tiene que hacerlo.

Partamos por el principio. A saber, estas son las características principales que hacen atractiva a una Ninfogeishapornostar:

  • Es ninfómana: Perdonando lo noventero de la referencia, esta es la mina Lomitón “Cuándo quieras,  cómo quieras, dónde quieras”. Y sin necesidad de masajes en la espalda ni palabras cariñosas. Porque el foreplay es un invento de las minas, ¿no?
  • Tiene algo de Geisha: Usando el término como sinónimo de cortesana (Sí, sé que no son lo mismo. No, no me importa, esto no es Wikipedia), para la Ninfogeishapornostar lo importante a la hora del sexo es cómo lo pasas tú. Está dispuesta a cualquier cosa con tal de que te sientas como el hombre viril y poderoso que realmente eres, que ya estaba bueno.
  • Y, obviamente, tiene mucho de Pornostar: Vale decir: es terrigle’ riga, o al menos tiene una pinta de morbo que no deja indiferente a nadie, te pide que no dejes agujero por explorar y recibe tu jalea masculina como si fuera la última Coca-Cola del desierto.

Muchos deben estar pensando “acá sí te caíste Richi, resulta que yo he estado con/soy una mina así”. Y bueh, obvio que hay mujeres expertas en hacer el martín pescador en reversa, a la que les encanta que saques fotos y videos de sus encuentros íntimos y te deja invitar una amiga, un amigo o a toda la plana mayor del Partido Radical a unirse a la acción. Y si bien, creo que el nombre es autoexplicativo, hay pequeños matices que hacen la diferencia entre una mujer muy, muy, muy comprometida con su vida sexual (casi militante, si quieren) y una ninfogeishapornostar, que hacen la diferencia:

Fatiga de materiales

A pesar de la fe que uno pueda tenerle a su capacidad amatoria, un encuentro con una ninfómana de verdad puede ser más de lo que el hombre promedio está praparado para aguantar. En las sabias palabras de Zapp Brannigan: “El espíritu es fuerte, pero la carne está flácida y magullada“.

La recomendación del Dr. Richi es que, si alguna vez te topas con una de esas, lleves pantalones anchos y un tarro de Hipoglós. Los vas a necesitar.

Los zombies te quieren por tu cerebro, ella solo por tu “cabeza”

En un mundo donde las mujeres ya no tienen que estar enamoradas para tener sexo porque son liberales y modernas y todas esas cosas, no deja de ser interesante el hecho de que para una ninfogeishapornostar, tu miembro es tan bueno como cualquier otro, por lo tanto, perfectamente fungible. Para decirlo en una frase, la ninfogeishapornostar no tiene sexo contigo, tiene sexo a pesar tuyo.

Y a veces, eso de que una mujer te busque por tu pene, más que alimentar el ego, lo destruye. De hecho, David Foster Wallace tiene un ensayo sobre el mundo del porno, en el que muchos de los actores se sienten disminuidos en su masculinidad, ya que lo único que interesa de ellos es su capacidad para tener una erección de calidad. Pero como esto está lleno machos recios disociados de sus sentimientos, este punto no es para nada importante.

Ni sumisa ni devota

Por más que una mujer te apañe a intentar cosas distintas, en tu cruzada por completar el bingo de clichés porno, en el fondo lo hace por ella, no por ti. Eso significa que:

a) Hay cosas que quiere probar;

b) Cosas que no, pero en las que está dispuesta a llegar a un compromiso; y

c) Otras que no hace ni cagando. Incluida esa que viste una vez en que una cosa entraba en la cosa mientras otra cosa hacía cosas que te da cosa describir.

 

Unas palabras al cierre: La obsesión por estar con una ninfogeishapornostar tiene que ver con el hecho de vivir la fantasía del porno. Y pucha cabros, lamento decirles que, en la mayoría de los casos, no van a ser como el Sr. Gómez aunque se tomen toda su sopita.

En el próximo y último capítulo de esta serie: La Perfecta

25 comentarios. Deja el tuyo»

Seguimos con el Gran Libro de las Mujeres Imaginarias, en cómodos fascículos coleccionables. El día de hoy vamos a hablar de una de las mujeres inexistentes más famosas de todos los tiempos. Ahora, como este es un tema delicado, mi abogado me recomendó hacer el siguiente disclaimer:

Estimada Lesbiana que por alguna razón extraña llegase a leer este post:

Le aviso que durante el transcurso del mismo, se usarán distintos eufemismos para referirse a su condición sexual, por razones de estilo. Pero ¡hey! al menos no se utilizarán los términos tortillera, tijereta, buena pal’ tetris u otros de ese calibre.

Por su atención, gracias.

La Lesbiana que no ha Encontrado el Adecuado, o “Cómo sabes si no lo has probado”

Expectativas

Esta es un clásico de la cultura pop. Todos hemos escuchado las historias sobre el amigo de un amigo que devolvió a una oveja descarriada al buen camino con el poder redentor de su entrepierna. Es casi una prueba de virilidad. “¡Cómo! ¿Nunca has convertido a una mina que atornillaba pal’ otro lado? ¡Pff! ¡Escuincle!”

Nuestro equipo de antropólogos ha podido determinar qué es lo que hace tan atractiva a una Lesbiana que no ha Encontrado al Adecuado:

  • Rica. Súper rica. Puta la mina rica: Seamos honestos, la única razón por la que te das la lata de tratar de convencerla de cambiar de lado, es porque está como quiere.
  • Es tu alma gemela: Además de lo rica, resulta que la mujer en cuestión es simpática, inteligente, sexy, Inserte otras cualidades a elección. Casi es una prueba de que Dios no existe el hecho de que batee para el otro equipo.
  • Igual hay onda: O sea, igual te toca sin razón alguna, se ríe de tus chistes, comparten miradas cómplices cuando una mujer atractiva pasa por el lado. Pero sobre todo, ¡está tan rica! Quizá es que todavía no ha encontrado a ningún hombre de verdad. Alguien tiene que corregir eso, y quien mejor que tú.

Sin embargo, en un 88% de los casos, el canto de sirenas de la Lesbiana que no ha Encontrado al Adecuado (así como de las distintas variaciones del mito, como las Gemelas Porristas Bisexuales™) es la posibilidad de un nunca bien ponderado menage, porque, la gente tiene threesomes todo el tiempo, ¿no?

Realidad

El problema es que la Lesbiana que no ha Encontrado al Adecuado es, ante todo, lesbiana. Por definición, no le gustan los hombres. Aquí es donde más de uno utiliza el argumento sobre la forma predilecta de los distintos juguetes sexuales utilizados por las lesbianas de porno. De acuerdo, pero creo que lo que a la lesbiana no le gusta, es lo que rodea al falo. O sea, usted.

No es nada personal, es que no les van los cromosomas XY.  Ahora, si la obsesión del trío no lo deja dormir de noche, tendrá mejor suerte con una heterocuriosa, o trate de encontrarse una Perfecta® (otro especímen que trataremos en esta colección)

Un consejo para terminar: Cuando se encuentre con una mujer de su agrado, pero a la que le tocó un cuchuflí sin manjar, no haga la pregunta con la que empieza este post. Es incómoda para ella y lo hace quedar como un imbécil. Recuerde, usted no es Harry Potter, así que su varita mágica no va a hacer ningún cambio en la psicología o el ADN (depende de cual teoría usted adhiera) de la señorita en cuestión. Dignidad ante todo señores.

En la próxima edición: La Ninfogeishapornostar.

48 comentarios. Deja el tuyo»

Así como los marineros de la antiguedad compartían en las tabernas de puerto historias sobre los monstruos marinos que encontraban en sus largos viajes, el hombre moderno también tiene sus propios mitos, en formas más agradables. Me refiero a esas mujeres que habitan en nuestras más febriles fantasías. Inaguramos una nueva sección de FAQ Women que espera ser una compendio de algunos arquetipos femeninos. Lo de imaginarias es porque, aunque no negamos su existencia, las referencias no llegan más allá del “amigo de un amigo” que conoce o estuvo con una. Disfruten.

La Princesa, o como Walt Disney nos cagó la vida

Típica princesa: Sálvala y te dará un beso en la mejilla. O una torta.

Nadie sabe a ciencia cierta cómo empezó la leyenda de la Princesa o a quién se le ocurrió que había que rescatarla y, más encima, poner un dragón en medio, porque simplemente subir una torre es demasiado fácil. Pero la mayoría de las tradiciones orales y escritas coinciden en otorgarle a la Princesa las siguientes características:

  • Belleza sin par: A pesar de venir en distintos colores y tamaños, la princesa siempre es retratada como terrible rica con el pelo largo y brillante, labios rojos como la sangre y cuerpo de ángel.
  • Personalidad encantadora: Los animalillos del bosque se acercan cuando ella canta, tiene los modales de un personaje de novela de Jane Austen y contesta amablemente cuanta encuesta telefónica le hagan.
  • Siempre en peligro: No importa el contexto, la princesa siempre se las arregla para meterse en problemas. Problemas de los que claramente no puede salir sin la ayuda de un noble galán.
  • Sálvala y ganarás su amor eterno: Una vez que la salves del dragón, la madrastra o la araña-gigante-en-el-comedor, ella a cambio te dará su gratitud, su admiración y su flol (porque claramente la chiquilla le viene con sello de garantía sin mácula)

Lo que más atrae del mito de la Princesa (no hay que confundir con la mamona. A una mina, lo mamona se le quita a pichulazos con paciencia. La Princesa siempre será una Princesa), es que tiene todo lo que nos gusta de las mujeres (tierna, delicada, sexy) sin nada de lo que suele complicar una relación (los cambios hormonales, las inseguridades, la opinión propia).  La Princesa está esperando ser rescatada y está lista para amar a su salvador y vivir felices para siempre. O al menos, eso dice Walt Disney. Y él no mentiría, ¿cierto?

HA-HA!

Por si han estado viviendo debajo de una roca los últimos 50 años, hoy en día lo único (entendiendo que se trata de cosas de la vida cotidiana) que una mujer no puede hacer sin ayuda de un hombre es abrir frascos (a menos que tenga una de estas cosas), si usted se encuentra con una fémina que parece necesitarlo para todo, acuérdese que a las chiquillas les gusta manipular y es menos esfuerzo subir y bajar un par de veces las pestañas que aprender a usar el REGEDIT del computador.

Ahora, si de alguna manera la mujer en cuestión le da a entender que usted es su único camino a la felicidad, empiece a retroceder lentamente sin dejar de sonreír. Esa mina tiene una mochila emocional que necesita más de 7 enanos para ser cargada (Nota: No tengo nada contra las mochilas emocionales. Pero que la den vuelta arriba de la mesa (emocional) no me parece sano, ni adecuado, ni justo). Para esa mujer, querido lector, usted no es una persona, es un escaño.

Además, incluso la mujer de temperamento más suavecito tiene cuchillos (nuevamente, emocionales) en los bolsillos (adivinaron, emocionales) listos para ser utilizados en tu contra cuando la ocasión lo amerita. Es la naturaleza humana.

La Princesa es la mujer soñada del tipo con baja autoestima que no está seguro de sí mismo. Mientras uno cumpla con estar siempre de buen humor y pendiente de los problemas de ella, todo bien. Como una estación de servicio (última vez que uso el término, lo prometo) emocional. Amigo, yo que usted, cuelgo mi corona y me voy a buscar una mujer más independiente, que sea una buena compañera. Que la Princesa espere sentada. O dormida.

En la próxima edición: La lesbiana que no ha encontrado al adecuado.

44 comentarios. Deja el tuyo»