Richi contra la Ciencia

Iguols

. ¡Nos leemos a la próxima!

…ahora en serio, estamos de vuelta con la sección que pone en duda todo con tal de llegar a la verdad. En el capítulo de hoy, Seguros Falabella nos desafió a entrar en el antiguo debate sobre quién maneja mejor, los hombres o las mujeres.

Como siempre, pueden hacer sus descargos y aportes en los comentarios. Además, teniendo en cuenta que el blog de al lado ya tocaron el tema tratando de defender lo indefendible, aprovechen de seguir el debate en twitter mediante el hashtag #NosotrosManejamosMejor.

[kml_flashembed publishmethod="static" fversion="8.0.0" movie="http://www.faqwomen.org/wp-content/uploads/2012/07/falabella-faqwomen.swf" width="468" height="60" targetclass="flashmovie"][/kml_flashembed]

—————————————————————

Primera

Un viejo refrán (algunos historiadores se lo atribuyen a Henry Ford) dice “Mujer al volante, peligro constante“. Y la verdad es que sería demasiado fácil hacer un collage de videos de mujeres manejando mal. Pero somos mejores que eso, y sabemos que en la gran mayoría de los casos, es todo una exageración de los medios. Pero también debemos aceptar que, detrás de la sabiduría popular, siempre hay algo de razón.

Segunda

Quizá la cosa empieza por la relación que establecen las mujeres con sus autos. Una rápida encuesta demostró que el 23% de las mujeres, al preguntarle qué auto tienen, responden “blanco” (o el color de turno). Sobre todo si no se lo compraron ellas o le sacan el auto a los papás o a los hermanos o al marido. Y una vez que están adento, la cosa no mejora mucho. Pueden andar tres meses con la luz de “check engine” encendida, la maleta y el asiento trasero están llenos de ropa, lo lavan una a las quinientas y les da lo mismo que esté con algún abollón chico o raspado.

A lo que voy es que el vínculo de las mujeres con el auto es, en la gran mayoría de las veces,  meramente funcional, sin el componente fetichista y reafirmador de la masculinidad, que hace que funcionen películas como Gone in 60 Seconds o The Fast and the Furious entre el público masculino. Y claro, si no les interesa, o no les apasiona o no les llama la atención, no es de extrañar que la gran mayoría de las mujeres que manejan lo hagan lo suficientemente bien sólo para llegar de un punto A a un punto B y nada más.

Tercera

Pero eso no significa que las leyes del tránsito no apliquen para ellas. Para muestra, un botón:

El viernes pasado estaba esperando para cruzar una avenida principal cuando se arma un taco porque había una flaca tratando de doblar en u donde no sólo estaba prohibido por ley (ya saben, por el letrero gigante que dice “no doblar en u”), sino que el sentido común te hacía preguntarte “¿pero, qué cresta quiere hacer?”.

La mujer en cuestión se quedo parada cinco minutos esperando a que dejaran de pasar autos a pesar de los bocinazos desesperados de los otros conductores, como si la cosa no fuera con ella. Pero como una golondrina no hace verano, la anécdota podría terminar ahí.

Pero inmediatamente después, otra conductora hace lo mismo, generando nuevamente el caos. Y cuando, desde el semáforo, estamos comentando el episodio con una señora que dice, y estoy citándola textualmente, “por eso es que dicen que las mujeres manejamos mal“, aparece una tercera conductora que encontró que era buena idea copiarle a sus dos congéneres, generando otros 5 minutos de taco y el llanto en algunos de los automovilistas desesperados por llegar a sus trabajos. La fiscalía descansa.

Cuarta

Algo que siempre me ha llamado la atención acerca de las mujeres, es su fascinación por los espejos. Andan con un espejo en la cartera, se miran en cualquier espejo o superficie bruñida que encuentren en la calle, incluso descargan la aplicación para el iPhone. La cosa es que usan harto los espejos, excepto los laterales del auto. Y después cuando chocan, el primer comentario es “¡Uy! ¡No te vi!”. Y lo peor es que de verdad no te vio.

Quinta

Quizá la más peligrosa de las razones por las que tanta mina maneja tan mal, es que las mujeres se compraron el mito de que como sus dos lóbulos cerebrales funcionan al mismo tiempo, son secas para el multitasking. Eso de creer que pueden hacer más de una cosa a la vez, debe ser la causante número uno de los accidentes. Cuántas veces no han visto a mujeres maquillándose en el auto (¿por cuál otra razón alguien pondría un espejo tan grande dentro?) al mismo tiempo que habla por celular y/o hace un reply en twitter.

Está científicamente demostrado que uno baja los niveles de atención cuando intenta manejar mientras hace otras cosas, independiente de que uno sienta que lo hace tan bien como siempre.

Reversa

Antes de que un ejército de versiones femeninas de Fittipaldi se me tire encima por andar criticando su manera de manejar, poniendo en duda desde mi capacidad intelectual hasta mi potencia sexual, hay que reconocer un punto. Casi nada de lo que expuesto anteriormente es prueba concluyente de que las mujeres manejan peor que los hombres.

Hay hombres que no usan los espejos, que no respetan las leyes del tránsito y que han chocado por quedarse mirando una mina que pasaba por la calle. Y los estudios que se han hecho terminan diciendo que las mujeres chocan más, pero los hombres peor.

Además que la gran mayoría de los profesores de manejo son hombres,  así como generalmente son los papás o una figura masculina quien enseña a l@a hij@s a manejar. Lamentablemente hay un prejuicio machista sobre las mujeres y la conducción que hace que les enseñen más tarde, menos cosas y con menos ganas.

Pero como no está en nuestras manos solucionarlo, lo único que podemos hacer es seguir molestándonos los unos a los otros hasta que los autos empiecen a manejarse solos, y podamos encontrar otra cosa por la cual pelearnos.

Al final, sólo queda una pregunta por responder: ¿Cómo cresta pueden manejar con tacos?

Shau.

—————————————————————

[kml_flashembed publishmethod="static" fversion="8.0.0" movie="http://www.faqwomen.org/wp-content/uploads/2012/07/falabella468x60.swf" width="468" height="60" targetclass="flashmovie"]Get Adobe Flash player[/kml_flashembed]

59 comentarios. Deja el tuyo»

Una vez más, volvemos con otro episodio de Richi Contra la Ciencia, el programa dónde su vecino amigable arriesga su integridad física para responder dudas existenciales sobre las mujeres, sus usos y costumbres. En esta mini-edición, una pregunta de un lector que no entiende porqué su ex se buscó uno igual que él.

Hola Richi:

¿Me puede explicar por qué mierda siempre las minas se buscan un tipo parecido a su ex? Es impresionante como no hay cambios drásticos.

Sinceramente enojado,

Que Tiene Él Que No Tenga Yo

Estimado Que Tiene:

Creo que la respuesta a esa pregunta, es súper simple. (No, la respuesta no es “es que son todas maracas locas”)

Si estás esperando que te diga “Porque no te ha olvidado entonces se busca a alguien que se parezca a ti”, no creo. O sea, sí, puede ser, hay casos documentados, pero yo no pondría mis fichas en eso.

Es más plausible que haya muchas cosas de ti que le gusten, tanto física como psicológicamente. Y el hecho de que la relación no haya funcionado no significa que tenga que cambiar drásticamente sus gustos. Ponte del otro lado, que te gustaba de ella (porque estoy asumiendo que eres el ex, no el nuevo) ¿Las piernas de un kilómetro de largo? ¿El sentido del humor? ¿Esa manera de ponerse los pies detrás de la cabeza? Entonces ¿tu próxima polola tiene que ser paticorta, fome y poco flexible para que ella no crea que la estás “copiando”?

Las personas siempre queremos “mejorar”. Probablemente te busques una mina igual de simpática, pero menos celosa. O con buenas piernas, pero con mejores tetas. Y así es La Vida™. Para ella, quizás El Nuevo® tiene lo mejor de ti más los upgrades que ella encontró relevantes y necesarios.

Cómo esta respuesta salió medio corta (quizá era pregunta para nuestro Formspring), complementémosla con el otro extremo del espectro:

Señoritas que se pasean por este blog: ¿Qué onda esas minas que están con un tipo y el siguiente es uno completamente distinto? ¿Acaso de un día para otro te conviertes en todo lo que quiere dejar atrás? ¿Es más fácil olvidar así? ¿WTF?

Estimados lectores, les dejo la inquietud. ¿Alguno ha tenido una historia así? ¿Alguno ha sido El Nuevo® y se ha dado cuenta de que el ex era igual a ustedes?

Saludos.

P.D.: Y si quieren sugerir nuevas líneas de investigación, adelante. Su pregunta es mi sueldo (emocional)

63 comentarios. Deja el tuyo»

Hoy vamos a contestar una pregunta que hizo Fegnin en la última edición de nuestro programa:   ¿Las mujeres necesitan “sufrir” en el proceso de conquista?

Disclaimer: Por su naturaleza subjetiva, este post carece de toda validez científica. FAQ Women no se responzabiliza por cualquier molestia causada por seguir un curso de acción basado en lo expuesto aquí. Los efectos secundarios pueden ser, entre otros: dolores de cabeza, ataques de insomnio y patadas en la ingle.

Fegnin no es la primera persona a la que se la escucho: “A las minas les gusta sufrir”. Cervantes lo decía de otra manera:

Esa es la naturaleza de las mujeres, no amar cuando las amamos y amar cuando no las amamos.

Así que esa particularidad femenina está documentada desde hace tiempo, pero ¿seguirá aplicándose en estos tiempos de sexo sin compromiso, igualdad de género y mujeres liberadas e hipoalergénicas?

Ante la imposibilidad de encontrar un chivo expiatorio ayudante para comprobar la veracidad de la hipótesis, tuve que entrar a consultar con amigas, ex-pololas y gente buena onda de internet su opinión sobre el tema. Sus miradas sospechosas me dieron a entender que mi explicación de “necesito escribir un artículo” no era del todo satisfactoria, pero accedieron a conversar conmigo igualmente. Después de varias entrevistas pude sacar algunas conclusiones. Al parecer:

  • No creyeron mi mentira del artículo y no pueden creer que no les tenga confianza después de tanto tiempo.
  • Necesito ser un poco más como Terry.
  • A las mujeres (cito textual): “Nos gusta que nos falten el respeto“.

El resto de las cosas que pude sacar en limpio ya nos las sabemos de memoria, por lo que me dediqué a observar cómo se comportan cuando no están dando consejos:

  • Juanita está pinchando con un Tipo™, pero no sabe si le gusta porque “a veces como que sí, otras como que no”. Pero si el tipo le manda un mensaje de texto que dice “Hola”, Juanita se emociona porque obvio que significa algo, ¿no cierto?.
  • Juanita está de malas porque el Tipo™ en cuestión no llama hace una semana. Su decisión de mandarlo a la chucha se ve modificada dos minutos después de haberse tomado, por un llamado del susodicho. Se termina la piscola rápidamente porque se va a juntar con él.
  • Juanita se complica entera porque lleva saliendo con el Tipo™ harto tiempo, pero él no da muestras de querer enseriarse. A pesar de ya haberla presentado a La Mamá®. Porque uno no le presenta a cualquiera a La Mamá®.

Podría dar más ejemplos, pero creo que ya se entendió el punto. Más que sufrir (que no le gusta a nadie excepto a Candy), lo que las mujeres necesitan es incertidumbre. Tensión. EMOCIÓN. Resulta que, al final, las mujeres también son seres humanos.

Antes de que un ejército de feministas enardecidas me quiera quemar a lo bonzo por cerdo-machista-misóginodemierda-pijacorta-hijodemilputas-quetienequedejardejuntarseconquinceañerasarrastradas-yquesituvieraamigasconlosovariobienpuestos-noescribiríatantaweajunta, quiero aclarar que me refiero a que hay que bajarlas del pedestal. Resulta que esa chica que te quita el sueño tiene los mismos conflictos, necesidades e inseguridades que tú. Sólo que es mejor jugadora de póker.

Así que si uno aprende a administrar la inseguridad de ella  y sobre todo la propia, todo debería funcionar. Si no, Camilo les devuelve su dinero.

Saludos.

13 comentarios. Deja el tuyo»

En F.A.Q. Women nos dedicamos intensivamente al estudio de la mujer, sus usos y costumbres.  Es por eso que en busca de un mejor entendimiento entre géneros, este intrépido columnista está dispuesto a investigar y desmentir o confirmar los distintos mitos que se establecen en toda relación romanto-erótica.

Un día de trabajo normal en los laboratorios de F.A.Q. Women

Así que al igual que la última vez, hago un llamado a nuestr@s fieles lector@s para que envíen sus teorías. Un panel de expertos elegirá la más entretenida y en un tiempo más publicaré los resultados de la investigación.

Así que, querid@s lector@s, la pelota está de su lado de la cancha.

Saludos.

10 comentarios. Deja el tuyo»

Bueno, ha pasado mucho tiempo desde el último post en FAQ Women, debido a la desidia falta de tiempo y/o de tema. Es por eso que quiero llegar a un compromiso con nuestr@s tres lectores:

Ustedes ponen el tema, yo me ofrezco de conejillo de Indias para ver que pasa.

La idea original es de Nerve.com. Pero como yo no soy tan intrépido como sus columnistas y, además, hay gente que me conoce que se mete a esta página (hola, mamá), lo dejaremos en una especie de Mythbusters sobre los típicos clichés femeninos (en el link, una joyita que no salió en el show de tv.)

Así que ya saben, si necesitan comprobar o desmentir algún mito femenino, escriba a richi_at_faqwomen.org y veré que se puede hacer al respecto. Obviamente que compartiré los resultados de mi investigación con ustedes semanalmente.

Así que estaré esperando esos mails, o por último un comentario abajo.

¡Saludos!

4 comentarios. Deja el tuyo»