Ésta es una entrada en la Enciclopedia Ilustrada Coleccionable de las Técnicas Zorras.
Remítase a la Bienvenida para una explicación general de las Zorras y sus características.

======================================================================

Íbamos a poner una foto de un mojón olvidado flotando en un WC, pero mejor les ofrecemos esta linda imagen.

Descripción de la técnica

La Carnada Olvidada consiste en que la Zorra deja un objeto olvidado en casa de la víctima, con quien habían quedado de no verse más. Dicha carnada le permite a la Zorra tener una excusa para volver a ver al susodicho, momento en el cual se tirará ALL IN y usará sus mejores estrategias para volver a colocarlo en órbita.

De la misma forma, es posible la técnica inversa: que estando juntos en casa de la Zorra, ella le esconda algo, cosa de después poder ubicarlo y decirle “hey, se te quedó algo, necesito pasártelo“, o mejor aún, dejar que él solito se dé cuenta y gestione su recuperación. También esta técnica es válida con libros, discos u otros objetos prestados con anterioridad, los cuales la Zorra guarda cuidadosamente, sin devolverlos, para sacarlos a la luz en el momento correcto.

Usos y efectos

Esta técnica le proporciona a la Zorra un salvavidas para aquellas situaciones donde, ya sea de mutuo (o no tan mutuo) acuerdo, o porque el weón la mandó directamente a la mierda, pretenden no verse nunca más.

Por ejemplo:

  • Relaciones tortuosas donde ambos quedan en “ok, alejémonos, no nos hagamos más daño“.
  • Mandadas a la chucha del tipo “no te quiero ver nunca MÁS!!1!1!” por parte del susodicho. Por ejemplo, que el susodicho la pilla con otro. O se da cuenta que la mina le estrujaba la tarjeta de crédito. O le cae la teja de que el grupo de amigotes que se junta a jugar pool ha jugado ya dos campeonatos y ni le han avisado, porque el weón estaba totalmente castrado y la mina no lo dejaba salir.
  • El tipo y la Zorra eran tiramigos, y el susodicho encontró una mina mejorcita y se puso a pololear con ella, y por ende dejó botada a la Zorra.
  • El tipo está pololeando y se tiró una canita al aire con la Zorra, y ella quiere asegurarse de que no será la última vez que se vean (y de paso, aprovechar de crearle problemas con su mina).

Con la Carnada Olvidada la Zorrita tiene su última chance, el repechaje. El éxito de la técnica, empero, depende de varios factores:

  • El nivel de emputecimiento/hastío del susodicho. Puede ser que le tenga tanta tirria que prefiera perder ese disco pirateado de Los Fantasmas del Caribe a tener que verle la cara de nuevo a la mina.
  • Que él o la Zorra vivan en edificio (basta un  “ahhh, dale, déjamelo con el conserje” para neutralizar la técnica).
  • Que el valor de la carnada merezca el viaje (“Jhonny, te le quedaron los chicles” puede que no dé resultado si el Jhonny debe tomarse dos micros y un colectivo para llegar).
  • De que el timing sea el correcto. Cosas de menor importancia (como una tarjeta Bip sin plata o un cepillo de dientes) caducan al poco tiempo y dejan de importar rápidamente.
  • Que el objeto sea el correcto. Si la Zorra deja botado un paquete de condones en la casa del weón, perdió. Pero si es un bolso imitación de Louis Vuitton, la cosa cambia.

Supongamos que a la Zorrita le resultó y va camino a juntarse con el susodicho. Va escotada, perfumada, mostrando tuto, en fin, toda la carne a la parrilla. Intentará por todos los medios posibles aplazar la entrega de la Carnada, metiéndole conversa, cosa de poder quedarse un rato en el lugar. Y ahí la Zorra, si puede, se le tirará encima. Se la jugará con tutti. Le declarará su amors, le pondrá las tetas en la cara, lo que sea.

Índice de peligrosidad: MEDIO (3/5)

Antídoto y Profilaxis

Como ya se explicó anteriormente, eludir esta técnica es fácil. El tema es si usté, macho cabrío, QUIERE eludirla realmente. La tentación está ahí, ese par de tetas está ahí, la posibilidad de un remember está ahí, etc.

Si realmente la mina en cuestión es una Zorra, piénselo con ambas cabezas frías, por favor. Piense en que cuando te vas de la mierda, si vuelves, a lo que vuelves es a la mierda nuevamente. Y si es así, y usté realmente necesita recuperar esa bolsa de Ambrositos que no se alcanzó a comer, aplique conserje.

O mande a su mamá a buscar las cosas. Armada de un uslero.

Próximo fascículo: El Guaguazo.

Shao.

45 comentarios. Deja el tuyo»

Lo siguiente es una contribución de un fiel lector nuestro, que prefiere permanecer en el anonimato (seguramente para proteger sus genitales de alguna Weona Loca). En esta descripción verán reflejados muchos especímenes ya familiares en este pasquín, como la Coleccionista de Babosos, la Agujero Negro o la Zorra. Disfruten. Lea el resto de este artículo »

20 comentarios. Deja el tuyo»

Cuando uno oye la frase “a nadie le falta Dios”, piensa para sus adentros “y ¿dónde xuxa está? que ya estoy aburrido solo” no es que le vaya a caer la lolita del cielo, si no que en algún momento de la vida , tarde o temprano, alguien se fijará en esa guata prominente que usted trabajó a lo largo de los años, castigándose con los asados y las chelas en Bella; alguien amará ese genio de mierda que tiene un domingo por la mañana porque lo levantaron temprano.

Cuando uno se pregunta el por qué ese tipo sin ni un chiste está con esa mina que le tiene loco, es porque: o el compadre saca partido de ese rasgo que conquista, o porque ella tiene la habilidad de ver más allá de lo evidente.

Cuando uno parte en el despertar sexual (no me refiero a la muerte de Tite, sino esa bella etapa de mierda que es la adolescencia), el que no está dotado de una buena facha o una personalidad atrayente está medio cagado, pero con el tiempo, uno va apreciando otros aspectos de nuestra propia personalidad a los que le saca partido. Pero como éste blog tiene como fin hablar sobre mujeres, vamo’h pa lante.

El mostrar mucho una faceta puede significar dos cosas, dependiendo si se hace consciente o inconscientemente; pero siempre es reflejo de cómo queremos que nos vean. Las minas alumbradas quieren brillar, quieren atención, si lo hacen conscientemente y tú las buscas sin ser su target, tas medio cagado: te van a decir que no, las sacarás a bailar y te van a decir que no, que bailan con la amiga; ahí es donde usted saca sus armas y ve cómo le va. Si la mina conoce todas las marcas de ropa posible, y se viste ad hoc a sus conocimientos con la moda de Milán que se viene para el verano del tricentenario, y tú por tu parte vas a por ella en tus shores cortos… olvídalo, a menos que le tinques y te use de muñeco Ken, sin falencias anatómicas (ojalá no se enoje Barbie porque lo relaciono con su ex {jajaja}).

La clave de todo esto es el autoconocimiento y la observación. El autoconocimiento, para saber a qué cosas suyas sacarle partido y que cosas dejar para cuando la pelota está en su cancha. Y la observación pa cachar en que pará de la vida está la lolita.

El problema está en que como el pensamiento mágico lo tienen a la vuelta de la esquina, por mucho que se reniegue de aquello, usted nunca sabrá a ciencia cierta lo que pasa por esa cabeza; pero juégesela igual. Porque hay un factor clave que hay que cachar, que es cuando uno es objetivo de la socia.

En lo personal, tengo muy buena observación, pero nunca cacho cuando me jotean o me tiran (in)directas, por lo que mis súper poderes no me sirven de mucho en ese plano. Pero si usted muestra sus buenas cartas, mantendrá la atención y esta durará lo suficiente como para pegarse el alcachofazo (escúchanos señor te rogamos).

La gracia de que seamos todos distintos y que cambiemos constantemente es que en algún momento esa chica que nos trae locos se fijará en algo de nosotros, o esa amiga de la vida que siempre quisiste en secreto nos mirará con otros ojos; la gracia es ver el momento adecuado para atacar, no haga durante el invierno ruso que siempre saldrá perdiendo.

Nunca deje de intentar.. o simplemente deje de intentar, pero déjese querer, que a veces es más rico, total siempre habrá alguien dispuesta a tomar la bala. Mi humilde opinión.

25 comentarios. Deja el tuyo»