Tuve la suerte de estudiar un poco de latín con un Doctor en lenguas muertas, que ya no está vivo y cuyo doctorado ya no se da hace mucho tiempo. No es muy díficil adivinar que existen grandes conexiones con nuestro idioma, incluso con refranes, los cuales han despertado mi atención por su gran cantidad y porque dan sentido a situaciones que a veces son muy disímiles entre la situación y la frase. Y también hay frases referentes a las mujeres y las relaciones y inventaré develaré cada uno de sus significados y contextos… y eso es lo que nos convoca ahora.

Luego de mi investigación al peo exhaustiva, y esperando que el Profesor Campusano no me copie la idea, les presento:

[Nota: sólo puse algunos refranes que me llamaron la atención y quizás ya no son tan usados, pero puta que son divertidos.]

A la cena y a la cama solo una vez se llama

PCH (posible contexto histórico): En una época en que no había ni calientacamas, ni microondas, refleja una de los más primigeníos y fundamentales pilares de nuestra sociedad: el matriarcado. El pobre tipo no tenía otra opción que llegar a la hora, para poder saciar dos de las necesidades más animales: comer y follar. Si el tipo no llega a la hora se queda sin lo uno ni lo otro, como no hay microondas que caliente la cena, y en algunos asentamientos rurales no hay más donde vitrinear… lo que hay es lo que HAY. Y el hombre (y la mujer también, hay que decirlo) debe estarse a lo que tiene a la mano.

(con voz de vieja) Ése no está enamorado, está empotado

PCH: Éste dicho o frase viene de una de las jugadas más tenebrosas y escabrosas de las mujeres: el agüita de poto. Un artilugio de hechiceras campestres, en el que lavan su parte trasera con un poquito de agua y se la incorporan a un bebestible del sujeto a empotar, para que éste se engache con la señorita cuyos enjuagues está bebiendo. Suena a broma, pero lo he escuchado. Así que si usted está prendado de una señorita que usted sabe que no es de su gusto, o que en verdad nunca le llamó la atención, vaya a su brujo o bruja más cercana para saber si en verdad se encuentra bajo el embrujo de la terrible agüita ‘e potito.

Tabaco, vino y mujer, echan al hombre a perder

PCH: Sabidos por todos son los efectos de la juerga en nuestra salud. Pero, ¿qué papel viene a jugar la mujer en el dicho?; bueno, si el pucho te caga los pulmones; y el vino el higado, lo que pudiera generar una descompensación general del organismo… o sea mal. Pero, ¿eso de qué las mujeres te cagan?… no sé, pero sólo diré que don Celino, el hombre más longevo del planeta, jamás se casó y no tuvo hijos… saque sus propias conclusiones.

Cuando muere el gallo la gallina a cualquier pollo se arrima

PCH: ¿algún comentario? yo creo que no tengo ninguno.

Si quieres ver al marido gordito, después de la sopa dale un traguito

PCH: Otro vestigio de que vivimos vivíamos en un matriarcado, donde los pobres hombres eran aleccionados, dominados con ardides silenciosos pero efectivos, para no poder manifestar su voluntad, ya que ella estaba disminuida por factores, como el traguito.

Finalmente uno de mis favoritos, porque fue dicho hace mucho tiempo, porque lo conocí en mis clases de latín y porque refleja toda la sabiduría que nos heredó ese basto imperio romano:

A bove ante ab asino retro a muliere undique caveto

O traducido para ustedes: Guárdate del buey por el frente (por la cornada), del burro por atrás (porque es el burro, obvio, no por la coz que te puede dar) y de la mujer por todos lados.

Espero que les haya gustado el post, y colorín colorado este post se ha acabado.

36 comentarios. Deja el tuyo»

WordPress › Error

The site is experiencing technical difficulties.