Yo sé que había colgado los botines (o la versión digital de los botines), pero qué tanta weá.

————————-

Angelina Jolie se sacó un artículo, en el que dijo que se había sometido a una doble mastectomía preventiva por que tenía 85% de probabilidades de sufrir de cáncer de mama. Y uno de los focos más importantes de la discusión era a base de argumentos como “Angelina Jolie se sacó las tetas? Oh no! Ahora nunca podré tocárselas!”. Y como que estuve a punto de tener un ataque de apoplejía. Era como el ejemplo perfecto de eso de que “los hombres piensan con el pico“.

Pero no debería sorprenderme, si aquí en el blog pasamos llenos de comentarios y propuestas de columnas que básicamente son versiones algo más elaboradas de “LAS MINAS SON TODAS UNAS MARACAS QUE LES GUSTA EL PICO Y LAS ODIO”. Ojo, que no son todos. Pero son varios.

Y claro, así es obvio que a los weones que firmamos con el nombre, nos metan en el mismo saco que la gente que sólo piensan en las mujeres como “vaginas malvadas que hablan”. Y no tenemos la ventaja del pseudónimo para evitar la furia de esas ciberactivistas que andan por ahí (un minuto, ya voy a hablar de ellas).

En fin, estimado cerdomachistamisóginoypijacorta™ que viene al sitio buscando descargar su frustración con la compañerita de pega o de universidad que no le pasa el chico, deje de hacerlo. Este no es el Centro Chris Brown para Hombres que Odian a las Mujeres. Nos hace al género un flaco favor y muchas veces, sus comentarios no son tan sagaces como usted cree. Se lo digo de una manera que entienda:  Me tomo una sopa de letras y cago mejores comentarios que algunos que he visto por ahí.

Y bueno, por el otro lado, están las haters que pululan los comentarios. Lo que de verdad me molesta de varias de ustedes, más que los insultos, es que TIENEN LA COMPRENSIÓN LECTORA DE UNA PAPA CRUDA. Así que en un esfuerzo de producción, les voy a dar un sistema de tres pasos para antes de comentar:

El blog se llama FAQWomen: De verdad no sé qué chucha pretenden encontrar. ¿Argumentos sobre la necesidad de la paridad salarial? (Antes de que salten con sus antorchas y sus trinches, yo estoy a favor de la paridad salarial, sólo que no voy a discutir al respecto aquí).

Sí, generalmente escribimos reduccionismos: Porque es un post, en un maldito blog, en la puta internet. Hay un concepto que se llama ceteris paribus, que significa que no me voy a dar la paja de explicar toda la cantidad de variables que pueden afectar el tema del que estoy hablando.

Hay una gran diferencia entre la irreverencia y la misoginia: Para que quede claro: No, no odiamos a las mujeres. Personalmente, habré odiado una o dos a o largo de mi vida, pero créanme que el sentimiento era mutuo. Aquí hago un mea culpa y acepto que probablemente el problema es que escribo peor de lo que creo y no logro transmitir el tono adecuado. Por eso aprovecho de aclararlo.

Además, para que vean lo asqueroso del doble estándar de algunas: ¿Cuál es su opinión de 50 sombras de Grey?, ¿Se lo arrancan de las manos a las minas que lo van leyendo en el metro?, ¿Le mandan correos de odio a la autora? Porque si hay una fuente de machismo que está haciendo cagar los logros de años de feminismo, no es esta mierda de blog. Es un best-seller que hace que pendejas de 15 años piensen que sería lo máximo tener un weón con plata y mino que les pague por sexo y que se case con ellas al final. Es como Disney + Barbie + Pretty Woman, con bolas chinas.

O sea, ¿me estai weando?

Ojo, no digo que sean todos los comentarios. Y yo no soy precisamente Simone de Beauvoir, así que probablemente tengan razón en muchas de sus apreciaciones. Pero estamos trabajando para usted. De hecho, es buenísimo cuando alguien logra cambiarme el switch con argumentos. Porque este blog partió con la esperanza de no ser el único al que le pasaban estas weas de las que escribimos. Pero en el camino algo pasó. Y desde mis cuarteles de invierno, sentí que tenía que decir algo al respecto.

Ahora sí que sí, si tienen tele, ahí se ven.

40 comentarios. Deja el tuyo»

WordPress › Error

The site is experiencing technical difficulties.