Si estás sentado en un bar, carreteando con Jack Black como de costumbre, y dos chicas (una guapa y la otra MUY guapa) se acercan a vuestra mesa con actitud sugerente, te preguntarás como de costumbre: ¿quién se quedará con la más guapa? Pues la respuesta es: Jack Black. Y con AMBAS.

Antes que te arranques tus cada vez más escasos cabellos de la desesperación, permíteme explicarte el por qué. Todo tiene su razón de ser:

1) Es más chistoso que

Mientras tú intentas recordar esos trucos de magia que leiste en un manual de seducción, o ruegas que las minas no hayan visto ese capítulo de Seinfeld de donde robaste esas tallas ocurrentes, Jack Black está haciendo una morisqueta. Una sola morisqueta. Y todos los ojos de la mesa están puestos sobre él. Y se ríen. Incluso tú. No puedes evitarlo.

2) Es más talentoso que tú

Actúa, canta, toca guitarra, hace morisquetas (ver punto anterior). ¿Y tú? Tú tienes que hacer un powerpoint para el lunes.

3) Es más buena persona que tú

La fama no lo ha vuelto un imbécil: tiene una familia feliz, es sencillo, está comprometido con causas caritativas, y si estás con cagadera, te prestará su baño personal sin dudarlo. En cambio tú andas todo levantado de raja, sólo porque te ascendieron de Average Sub-Manager a Semi-Special Manager, y ahora las secres lo tienen que tratar de usted al perla y llevarte café al escritorio. Adivina quién de los dos gana (NO weón, tú no).

4) Ha salido en más películas que tú

De hecho, ha salido en todas las películas del mundo. Respecto a tus apariciones escénicas, nada que decir: déle con pensar que cantando Sin Bandera en el karaoke estás matando. Decepción: esos chillidos no son para ti. Ya sabes para quién son.

5) No necesita producirse como tú

Mientras tú te afeitas con tu máquina de afeitar nueva (ésa poh, la que te hará más seductor) y fantaseas frente al espejo imaginando a todas esas gatitas frotarse contra tu cara suave, Jack Black anda chascón y con barba de tres días. Y las hace todas. Y tú no tienes puta idea del por qué.

TIP: No se te ocurra tratar de recobrar la atención de las minas (y justificar la afeitada) diciéndoles “oigan, miren que tengo suave mi carita“. Te verás como un imbécil.

6) Se puede enojar y no le caerá mal a nadie, a diferencia de ti

Si viene un musculín engominado a intentar levantarse a una de las minitas, Jack Black levantará una ceja, le echará una puteada y todos reirán, incluyendo el puteado. Con eso lo desarmó: ahora el musculín quiere ser amigo de Jack Black. Todo lo cual le sube aún más los bonos a Jack Black entre las presentes.

Veamos ahora tu caso: viene el mismo musculín, te ofuscas, lo encuentras una falta de respeto, y con sonrisa tiesa le dirás que se vaya a huevear a otro lado. En el caso de que logres echarlo, quedarás como el antisocial que quiere hacer grupito aparte con las minas para que no se las coman de afuera. Lo cual sólo logrará que las minitas miren adivina dónde… ¿afuera?

No. Mirarán a Jack Black.

Buena suerte, perdedor.

87 comentarios. Deja el tuyo»

FAQ Women, el blog de hombres hablando sobre mujeres. Lea el What The FAQ? para más información.

87 Comentarios: