Me preocupa lo que es Twilight. Por razones de fuerza mayor, ayer figuraba entre dos amigas mirando Eclipse en pantalla gigante. La mina sin ser rica tiene algo y me dijeron que habría peleas y algo de sexo, o por lo menos la mina semidesnuda dentro de los estándares de una película para adolescentes, a eso tuve que bajar mis expectativas. Y ellas pagaron las entradas, así que no podía reclamar tanto antes de que empezara a rodar la película.

Más allá de que la película sea pésima, al punto de que hasta una de mis amigas que se ha leído cada libro más de tres veces se aburrió, que la historia esté mal desarrollada, de que el vampiro brille, sea célibe, las peleas no tengan sangre y los vampiros cuando mueren están hechos de porcelana y que las escenas más pasionales sean reducidas a un campo de flores, besos sin lengua y una propuesta de matrimonio, lo que más me preocupa, era el público que llenaba la sala: Toda una generación de pendejas que cree que eso es lo mejor que les puede pasar en la vida.

Una generación que tendrá esa fantasía de matrimonio y virginidad alargada, de que nadie las pesque porque no lo sueltan nunca y que en su enorme tristeza se dedicarán a comer hasta la obesidad y pasar demasiado tiempo en el computador hasta que se dan cuenta que pueden tipear relativamente rápido así que decidirán hacer un libro en que plasmarán todas sus fantasías de esos años en las que un unicornio alado las lleva a una tierra donde los hombres no son amenazantes y matarían a medio mundo por sólo abrazarte en un día de frío. En otras palabras: Twilight sólo genera más Twilights. Stephenie Meyers está formando un ejército de escritoras que a la vez seguirá infectando la mente de niñitas por todo el mundo por mucho tiempo más hasta que sea inconcebible escribir escenas de sexo y muerte sin pasar por el filtro Disney autoimplantado. Así la realidad imita al arte, y la realidad es mucho más horrible.

Así que niñas, tengan sexo, chupen picos, suelten el chico, no dejen que esta señora Meyers les quite lo más lindo de ser adolescente. Pero no conmigo, que no volveré a la cárcel, sin importar lo ricas que sean.

22 comentarios. Deja el tuyo»

Camilo Muñoz, aunque me dicen @elbuencamilo y también me dicen que me quede callado.

22 Comentarios: