No es que hayamos fallado con un guest post XD, sino que ése es el nombre de la contribución de Kvzón, asiduo comentarista de FAQ Women, y que nos aporta con este metáforico cuento, basado en hechos reales, y probablemente influenciada por su afición por el metal épico y el Señor de Los Anillos. Disfruten.

============================================================

EPIC FAIL

Si no estás segura de querer una fogata grande, no sigas echándole leña al fuego…

CAPITULO I: LA SUERTE DEL HERRERO

Hace no mucho tiempo, en un reino cercano, habitaba un herrero que haciendo su pega se ganaba, modestamente, los monlacos. Un día estaba martillando piolita un pedazo de metal, más aburrido que cajero de peaje, cuando de pronto (!!!), apareció ella, la Princesa del reino Muy Muy Cercano, luciendo su precioso pelo negro, cuidadosamente descuidado, sus ojos oscuros, tentadores y profundos; tanto que cuando la mirada del herrero y la de la Princesa se encontraron, el herrero sintió que caía dentro de ellos, tan profundamente que sintió que caería para siempre.

Cuando la Princesa se acercó al puesto del herrero, este le mostró los respetos correspondientes, y la atendió con la mejor de las disposiciones (ah no si no po’). La hija del Rey, sonriendo, aseguró que volvería (Herrero = más feliz que la cresta).

No había pasado mucho tiempo cuando la vio volver, por el mismo camino que había venido, fue justo para el día de Reina. Esta vez el herrero se había asegurado de estar bien presentado, más atento y espabilado que la última vez, donde casi lo único que hizo fue balbucear, reír y sentir que caía dentro de los ojos de la Heredera. En aquella ocasión tuvieron una pequeña plática, donde acordaron verse una tercera vez.

CAPITULO II: EL CUENTO DE HADAS

La tercera vez que se vieron, lo hicieron a escondidas del Rey, en realidad lo hicieron a escondidas de todo el mundo. Después de unos tragos de alcohol (catalizador de la acción venidera), nació la magia, que vino seguida de días provechosos, llenos de dicha y de fortuna para el herrero y la Princesa.

En uno de aquellos días el herrero, fue descubierto por una entidad desconocida de la realeza (No fue ni la PDI ni el GOPE), la cual vio en él un potencial increíble, como posible caballero de la corte. Fue así como de un día para otro el simple herrero se convirtió en flamante caballero del reino. Está demás decir (si está demás decirlo, no sé por qué lo hago igual) que con sus propias manos forjó su arma, su escudo y su armadura, eligió un buen caballo y listo; el (ahora) caballero estaba listo para enfrentar a cualquier monstruo que amenazara al reino y, por ende, a su amada princesa.

Pero el mal que se avecinaba no era tan sencillo de vencer.

CAPITULO III: LA EXTRAÑA ENFERMEDAD DE LA PRINCESA

Mientras el caballero soñaba con defender el reino de cualquier peligro posible, la Princesa se debilitaba poco a poco, pensó que estaba enfermándose, y era así, la peor enfermedad que no tiene un tratamiento fácil: la timôris medievalística sativa. La Princesa cayó lenta e inevitablemente en la TMS (timôris medievalística sativa). Al cabo de pocos días, la Princesa cayó irremediablemente enferma. La Corte Real decidió que era demasiado peligroso dejar a la Princesa libre, y decidió ponerla en cuarentena (onda con AH1N1) y confinarla en una torre bajo la custodia de un Dragón Negro (los de otros colores suelen ser afeminados y menos peligrosos, porque son más weones. [Ok lo reconozco, me gustan los libros de fantasía]).

Al conocer la noticia, nuestro Paladín (sí, le doy color), se apresta para el rescate; pesca sus pilchas bélicas y a patás con el caballo, se aproxima hecho un peo, al lugar donde se supone, nuestra bella Dama había sido confinada y condenada a pasar el resto de sus días.

INTERLUDIO EXPLICATIVO

En aquellos cuentos que leímos, o nos leyeron, desde que éramos infantes (Y que yo, claramente, seguí leyendo hasta hace poco), llega el Caballero dispuesto a rescatar a la bella Princesa de las fauces de cualquier atrocidad (por lo general escamosa, gigante, con alas, verdosa y que escupe fuego), este no es el caso, aunque se puede analogar (palabra que aunque no esté en la RAE, voy a ocupar care’ raja); la Dama en cuestión, atormentada por atrocidades pasadas, se deja vencer por el terror a revivirlas; y el Caballero, armado sólo con su radiante sonrisa, está dispuesto a vencer esas atrocidades y demostrar que los caballeros de cuentos, puede que si existan, a su manera, pero que siguen ahí, blandiendo cualquier arsenal que tengan a mano, para hacer desaparecer tales atrocidades y convertirlas sólo en un triste recuerdo… sólo en un recuerdo.

CAPITULO IV: EL “¿QUÉ CHUCHA?” DEL CABALLERO

El tema es que cuando el caballero llega a la supuesta torre de confinamiento real, se encuentra con un cartelillo que dice FOR SALE, no hay dragón, no hay torre a la cual derribar la puerta y no hay princesa que socorrer… si señores, un terreno pelao’, con tres árboles todos cagones y secos. En ese escenario, el caballero se baja del caballo, se rasca la cabeza, más confundido que la cresta… y se pregunta, el nunca bien ponderado “¿Qué chucha?” ¿Con qué página del guión me limpié el poto en la mañana? ¿Será en la que dejé el chicle ayer en la noche? Agarra una paloma mensajera, le chanta un mensaje en la pata, y la echa a volar, esperando que el wea del Consejero Real le mande una respuesta, con las coordenadas (respuesta que no llega nunca). Estando ya, con sus dos pies sobre la tierra, el caballero decide acampar en el terreno, prender una fogata y esperar, por si la Dama aparece, por si llega el ratón con alas de vuelta o por si se le cruza algún monstruo de cuento para desquitarse.

CAPITULO V: ACTUALIDAD: REALIDAD Y SUEÑOS

Después de mucha espera, soledad, rabias y temores, el caballero resolvió esperar por la voluntad de la Princesa, aunque se él seguía mandando palomas mensajeras (rogando que no pasaran por Plaza de Armas) con destino desconocido, por si alguna de ellas llegaba al corazón de su amada. Después de mucho insistir el caballero sintió su batalla casi perdida.

Un día, cuando el caballero estaba resuelto a dejar ir su amor, recibió un mensaje de su amada Princesa, en donde esta confesaba su deseo de fundar un reino con él, un reino totalmente nuevo, lejos de la TMS, lejos de los prejuicios y donde pudieran ser felices.

FIN

41 comentarios. Deja el tuyo»

FAQ Women, el blog de hombres hablando sobre mujeres. Lea el What The FAQ? para más información.

41 Comentarios: