Desde los animales que lo utilizan para cortejar a sus parejas, pasando por las bailarinas sagradas de la antigüedad, hasta las caderas de Elvis, el baile siempre ha tenido una relación bastante directa con la sexualidad. Tanto así que está el mito de que “mina que baila bien, es buena en la cama”. Si usted, querido lector, se está preguntando, ¿será tan así? lo invito a recordar a la mina más sexy que haya visto bailar.

Sí, imagine todo: el pelo cayendo sobre la cara y como se las arregla para sacárselo con un movimiento fluido de manos, las caderas moviéndose de manera hipnótica al ritmo de la música, los billetes bien asegurados en la liga, como sube y baja con gracia… ¿Se acordó ya? Y dígame, ¿no pensó “Esa mina debe tener un polvo de la puta madre?”. La defensa descansa.

Por algo sólo contigo mi preciosa, yo bailo en la misma baldosa.

Pero siendo honestos, no siempre  vamos a tener la suerte de encontrar una de esas por ahí. Y aún si la encontráramos, es más probable que la miremos desde lejos bailar con las amigas, a tenerla haciéndonos un Sr. Miyagi con el trasero en la parte alegre de los pantalones. Además, el que se mueva como una mezcladora de pintura no la convierte necesariamente en una buena compañera de cama. Así que a continuación una pequeña lista no exahustiva de señales de que tu pareja en la pista de baile puede ser una potencial buena compañera de mambo horizontal:

  • Le pone atención al baile: Siempre es bueno encontrar una pareja de baile que está metida en lo que está haciendo. Miradas, sonrisas, que te siga en las vueltas y cosas varias, siempre es bueno. Si  además, pone esa mirada picarona/cómplice/dígalecomoquiera, dos pulgares arriba.
  • No le importa hacer el ridículo: A veces el DJ pone una canción imposible de bailar. O resulta que ninguno de los dos cacha la canción del verano, o son las únicas dos personas en la disco que no se saben la coreografía de “A danza o vampiro”. Lo importante es que aperre a seguir bailando, aunque dé jugo. Si apaña a hacer algo potencialmente vergonzoso en público, lo más probable es que apañe caleta en otros aspectos de la vida.
  • Entiende tu lenguaje no verbal: Hay ritmos, como el merengue, donde uno tiene que llevar, y a veces entre que los dos quieren hacerlo al mismo tiempo y uno termina enredado. Por eso, ojo con encontrar una pareja que, a la primera y sin necesidad de decir nada, se deja llevar como si supiera que cosas quieres hacer. Ustedes hagan la extrapolación.
  • Sabe mover esas caderas como si no hubiera mañana: Para que nos vamos a pisar la manguera entre bomberos, si sus caderas tienen más velocidades que las licuadoras de Will it blend?, fijo que vas a pasar un buen rato. Pero quise poner este detalle al último porque es más probable pasarla bien si están las demás cosas de la lista y esta no, que al revés.

Esas se me ocurren por ahora. ¿Ustedes creen que se puede relacionar una cosa con la otra? Si es así, ¿en qué se fijan?

Saludos.

23 comentarios. Deja el tuyo»

Héroe folklórico

23 Comentarios: