Amigo lector, si tiene amigas, pololas, hermanas, colegas, etc. que quedaron fascinadas con la nueva apuesta de Canal 13, prepárese. Durante los siguientes cuatro meses, su facebook, twitter, conversaciones en la oficina, en la casa, en el happy hour, entre otros, se verán invadidos por comentarios del tipo “sobran pasteles, faltan bombones“, “todos los hombres son iguales“, “Monito culiao maricón” y muchas otras perlas de sabiduría sacadas de las aventuras de Cristina Moreno.

Suena como a un infierno feminista y posmoderno, pero como siempre, FAQ Women viene al rescate con una pequeña guía para dejar que las minas disfruten Soltera Otra Vez (de ahora en adelante SOV) sin morir de rabia en el intento:

1. Cristina “es el típico prototipo de mina chilena necesitada y dependiente de su pareja”:

Quise empezar citando este tweet, porque creo que la serie les hace un flaco favor a los ejércitos de feministas superadas y autovalentes que pululan por este blog y que seguramente estaban celebrando lo maravillosamente bueno de la serie y lo agudo de sus insights. Lamentablemente para ellas, Cristina no se parece en nada al estereotipo de soltera feliz y ready pa lo que venga que Cosmo se encarga de vender.

A la loca no le ha ido tan bien en la vida, no terminó la universidad, tiene una pega más o menos, lleva años pololeando sin que el pololo dé señales de sacar anillo. Pero se queda en esa relación porque igual está enamorá y es lo más estable que tiene. Y pah! la patean. A los 35 años. Y más encima la cambian por una más joven, más rica, más flexible. A ella que lo esperaba, que no le hacía atados ni le sacaba el temita, que le pagaba la U, LE PAGABA LA U, ¿CACHAI?. En fin, es el medio drama. Drama que, con matices, es la realidad de muchas minas.

Entonces, cuando escuche a una Cristina en potencia burlarse de los pasteles que salen en la serie, sepa que, en el fondo, se ríe para no llorar. Déjela hacer, ¡sea empático, carajo!

2. Con amigas así, para que quieren enemigas:

Quiero partir diciendo que conozco mujeres que son amigas-amigas, así hermanas del alma. Pero son las menos. La mayoría de las veces, me ha tocado ver a “amigas” hablando mal unas de otras por la espalda y dando consejos que no sirven para nada. Sobre todo cuando se trata de hombres. Entre las amigas de una mujer, fijo que hay mínimo una de estas:

  • La típica guatona culiá amargada que da consejos amorosos a diestra y siniestra, a pesar de que no ha estado con nadie desde que los radicales estaban en el poder (sí, te estoy hablando a ti).
  • La “hembra alfa” que, como está con un pastelazo sometido que le lleva el amén en todo, se cree con el derecho a darle un listado de las razones por las que obvio que no encuentra pareja o no le han pedido matrimonio.
  • Y la peor de todas, es la que le da consejos desinteresados y buenos pero igual la odia, porque en el fondo no sabe cómo se consiguió ese pololo, y “qué tiene ella que no tenga yo, a menos que le pase el asterisco día por medio, pero no creo porque en la universidad ni sabía como se agarraba una corneta“.

Debe ser triste pelear la “guerra de los sexos” (N.delA.: tenemos que encontrar otro término para el amor y todo ese rollo romantoerótico, y pronto) teniendo miedo todo el rato de que te disparen por la espalda. Así que, una vez más, empatía cabros.

3. Los hombres valen callampa, pero igual esperan que uno no:

Una de las mayores críticas que leí sobre la teleserie es que los personajes masculinos eran básicos y unidimensionales. Y se va a poner peor cuando Cristina empiece a salir con un pastel detrás de otro. Obviamente nos van a ridiculizar y puede que a más de alguno se le aprete la guata un poco, pero no pise el palito. Al contrario, tome nota, sea autocrítico y reconozca que a veces es un poco mamón, o vive pendiente del gimnasio, o que su ex se lo caga a cada rato con lo de los alimentos. Pero ríase, porque al final del día, es ficción.

En la vida real, los problemas son más heavy: maltratos, infidelidades, enfermedades venéreas. Y ahí es cuando ella se da cuenta que usted, con su ponchera, su poco sana obsesión con Diablo III y su corte de pelo de dos lucas, es un Weón Bueno™, jugado, empático. Así que disfrute con su pareja riéndose de los pobres weones que van a aparecer en pantalla. La flaca sabe que tiene suerte de estar con alguien como usted y no con Cristóbal Caliente®, Sebastián Sífilis® o Pablo Schilling. Y no se preocupe de sus suspiros por Gonzálo Valenzuela, porque

4. Igual tienen miedo a que llegue una mina más rica a quitarle al pastelazo (usted):

Por lo que pude cachar, ver SOV en pareja puede traerte problemas. Y es que Josefina Montané encarna uno de los principales miedos de muchas algunas mujeres: La típica zorra que le mueve el poto al pastelazo y lo hace caer en sus redes. Ahora, antes de que me vengan a buscar con horquillas y antorchas, aclaro que es un miedo equivalente al morir en un accidente aéreo. Uno no se acuerda que lo tiene hasta que bajan las máscaras de oxígeno.

Entonces, cuando está en un bajón y la tele le recuerda que a ella le puede llegar a pasar lo mismo, se enoja. Se enoja con las minas así, por maracas. Se enoja con ella-misma-del-futuro, por que fijo que no va a darse cuenta. Pero sobre todo, se enoja contigo, estimado lector, porque cuando la hagas (porque desde su perspectiva del momento, está claro que la vas a hacer) la hiciste de caliente, de poco hombre, de pijacorta.

Así que debería darte vergüenza pensar en la posibilidad de dejar de lado todo lo que han construido juntos por un par de nalgas firmes y levantadas. Y no sacas nada con poner tu bad poker face cuando te pregunten al respecto. La solución, de verte enfrentado a ese tema, es la empatía. En vez de reaccionar con justa indignación por tan terribles acusaciones, entienda que ella simplemente no quiere quedarse soltera otra vez. Abrázala y recuérdale que eres un Weón Bueno™. Eso o cambia de canal. (De nada, Tolerancia Cero).

5. Es televisión, aweonao:

Aunque nos pinten de cuadritos, al final del día SOV no es más que otro programa de televisión. Está pensado para mostrar una visión sesgada y mala onda de las cosas con el fin de causar polémica para que la gente lo vea. Ya saben, por lo del rating y todas esas cosas. así que no queda otra que acomodarse en el sillón y relajarse. Porque si te tomas en serio las cosas que aparecen en la pantalla (o en un blog), tienes problemas (y lo digo porque been there, done that).

Y lo siento, pero no puedo ser empático con la gente así.

Eso.

122 comentarios. Deja el tuyo»

Héroe folklórico