Esta sección, como saben, toma las mejores preguntas de nuestro Formspring y las responde in extenso aquí. Y este post es el lado B de la pregunta que respondimos anteriormente, para cerrar el ciclo de “amistades babosas y amigas que no los pescan”.

La pregunta dice así:

Mi mejor amigo es un baboso (que babea tras de mí). ¿Qué se hace en esa situación? Yo lo quiero mucho y me gustaría que encontrara una niña, pero él no hace nada por conseguirlo… ¿cómo lo ayudo?

— Atte, Amigui Baboseada

Estimada Amigui:

Primero que nada, aclaremos conceptos. Usté puede llamar con propiedad a alguien “mejor amigo” SI Y SÓLO SI el sentimiento es mutuo. En su caso particular, tenemos una desigualdad, que graficaremos de modo siguiente:

  • Sentimiento de usté hacia él: amistad pura, prístina y rozagante.
  • Sentimiento de él hacia usté: enamoramiento y esperanzas de pololeo, postergadas y disfrazadas de amistad.

No es una relación muy igualitaria, ¿no cree? Por ende, difícilmente su relación con este tipo puede ser catalogada como “amistad verdadera”. Así que analicemos las razones por las que usté insiste en llamarlo “mejor amigo”, aún teniendo claro de que él está verde por zampársela.

Usté lo llama “mejor amigo” porque él se comporta como si lo fuera; es una persona sumamente cercana, que probablemente le escucha sus problemas, ofrece el hombro para llorar cuando a usté se la caga el pelmazo descerebrado que la vuelve loquita, etc. PERO, él no está ofreciéndole dichas prestaciones por amistad: lo hace porque él, estúpidamente, cree que está “invirtiendo” en usté.

La manera de razonar de estos babosos es la siguiente:

  • Le escucha a usté misma, su mamá u otras mujeres decir cuánto necesitan un hombre que esté siempre con ellas, que las entienda, que las escuche, etc.
  • Dan por hecho que eso es TODO lo que una mujer necesita, o que eso es lo PRIMORDIAL que una mujer necesita (ignorante del hecho de que las mujeres mismas suelen no tener idea de sus prioridades al elegir una pareja).
  • Comienza a darle a usté todo eso: atención, escucha, comprensión a toda prueba, empatía, solidaridad con el género femenino, etc.
  • Desde luego, todo aquello provoca en usté sentimientos de infinita ternura y amistad, pero EN NINGUN CASO tensión sexual, atracción o deseo de hacer vida en pareja con él.
  • Al ver que usté responde con afecto, pero NO con amor de pareja, él piensa que tal vez no le ha entregado lo suficiente. Y se pega más. E insiste más. Y babosea más.

En algún momento, usté se habrá dado cuenta de que el cabro tenía otras intenciones: se le trató de tirar, insiste en acompañarla a todas partes, se enoja si usté le habla de minos (o trata de hacerlos siempre quedar mal), le regaló rosas rojas o una cena íntima para su cumpleaños, etc. Cosas que los amigos amigos no hacen. Cosas que tu hermano no haría.

Por como usté formula la pregunta, no pareciera que él se le declaró de sorpresa o algo así: pareciera que usté hace rato que cacha que el compadre anda babosito. Y es aquí donde entra a jugar su responsabilidad, mijita.

De partida, va a tener que dejar de considerarlo “su mejor amigo”. Probablemente, usté se siente agradecida y encariñada con este ser tan fiel, presente, comprensivo, empático, etc, pero él no se acerca a usté para ser su mejor amigo. Él se acerca para que algún día, ustedes dos pololeen. Él sueña con eso, y jura que lo está haciendo de lujo, y que poco a poco lo va logrando.

Usté algo intuye ya de eso, y si no se las canta claritas, es porque “le tiene cariño“, lo que traducido a lenguaje práctico, es “no quiero renunciar a su compañía y a lo que él me entrega“. Postura bastante conveniente… para usté solamente. Y conveniente sólo por un tiempo; tarde o temprano él se va a armar de valor, se le va a declarar, y hasta ahí no más llegamos.

Tal vez usté “no quiere hacerlo sufrir”. Entienda: el cabro YA está sufriendo. Que le ponga caritas felices a usté es sólo porque su babosidad insiste en agradarle en todo momento y ocultar sus verdaderos sentimientos; pero el cabro lo pasa como el pico, cada vez que usté le mencione que anoche se comió a un weón X en la disco, cuando la ve pegada con un ex, cuando se van juntos a la playa y no pasa nada de nada. La naturaleza de un tipo así es cobarde, y tal como le oculta que quiere comérsela con papas, oculta que lo está pasando mal. Es un amor no correspondido.

Si quiere hacer algo, y encuentra demasiado drástico echarle la foca, vaya alejándolo de usté de a poco. Cada día que pase y usté no lo haga, está siendo egoísta, y le está negando a este pobre cristiano la posibilidad de que, de una vez por todas, desarrolle bolas, aprenda de sus errores y aprenda a ser más directo con una mina. Este tipo necesita salir solo, irse a la playa con otra gente, tener onda desde el principio con otra mina.

Despéguelo de usté aunque duela, y vuelva a acercarse cuando lo vea feliz y pololeando. Así como él se merece una mina que lo pesque de verdad, usté se merece un amigo que sea realmente amigo y no un enamorado encubierto. De ahora en adelante, es responsabilidad suya, y no queremos pensar que usté es una coleccionista de babosos. No, por favor, que acabamos de almorzar.

70 comentarios. Deja el tuyo»

Inauguramos aquí la sección FAQ Responde, que tomará preguntas cuidadosamente seleccionadas de nuestro afamado Formspring y las responderá aquí, para provecho de nuestros amables radioescuchas. OJO, que no se reciben preguntas por aquí; vaya a preguntarlas al Formspring.

Nos preguntan lo siguiente:

¿Por qué las minas tienden a “eliminar” de su lista de “minos agarrables” a los amigos, o mejor dicho, al “mejor amigo”? O sea, por muy amigos y mucha confianza que haya, uno no deja de ser hombre ni ella deja de ser mujer.

— Atte, Friend Zone*

Estimado Friend Zone:

Esclarecedor diagrama

Las minas clasifican a los hombres en dos grandes grupos:

  1. Existe tensión sexual: Me acostaría con él (incluye a los “no me acostaría con él AHORA, pero quién sabe más adelante“)
  2. No existe tensión sexual: Definitivamente NO me acostaría con él (parientes, mejores amigos, amigos gays, etc)

Usualmente la movilidad entre estos dos grupos es la siguiente: es usual que un tipo pase del grupo 1 al grupo 2, pero es MUY difícil que pase del grupo 2 al grupo  1,  incluso si alguna vez ya estuvo en el grupo 1.

Pongámoslo con ejemplos: Una mina pololea con un tipo (el cual, por ende, se encuentra en el grupo 1) y terminan, ya sea porque el weón se mandó un cagazo que le mató las pasiones forever a la mina (tal le ha escuchado alguna vez a una mina la frase “este weón se me cayó, pasó del cielo a la tierra“), o porque la atracción se murió y el amor ya no alcanzaba a parcharlo.

En cualquiera de los dos casos, el tipo pasa a formar parte del grupo 2, y que salga de ahí es muy difícil, casi imposible, sencillamente porque las minas tienden mucho más a anclar su sexualidad al aspecto emocional (complicidad, confianza, amor) que los hombres. El componente emocional, una vez perdido, difícilmente vuelve. Tal vez la mina le mantenga cariño al ex, tal vez le tenga MUCHO cariño, pero está totalmente desprovisto de tensión sexual.

Los hombres funcionamos distinto: nosotros anclamos el sexo al atractivo físico y a la oportunidad (sí, biológicamente estamos hechos para ser unos oportunistas de mierda, hay que diseminar los genes lo más que se pueda). Es por esta razón que los hombres están mucho más dispuestos a volver a tirarse a su ex que las minas.

Lo mismo sucede con la temida Friend Zone, o Amigolandia. Una vez que caíste ahí, difícilmente saldrás, por la sencilla razón de que ella no verá motivos para crear tensión sexual donde no la hubo desde un comienzo. Estamos claros que para todas estas situaciones hay notables excepciones, pero la regla es ésta: si usté, amigo, cayó en la Friend Zone, olvídese. No wevee ni pierda su tiempo. Búsquese a otra similar o mejor, con quien pueda crear la weá desde cero.

Así se evitará convertirse en un babosito de esos que tanto nos gusta mencionar.

Saludos!

* Sí, como el Formspring es anónimo, los nicks los inventamos nosotros. Y qué tanta weá.

108 comentarios. Deja el tuyo»

Llegamos a la mitad del conteo de las (7) verdades de (500) days of Summer. Esta va sin cita porque a veces una imagen vale más que mil palabras:

Para variar, voy a empezar este post con una historia real (los nombres de los personajes han sido cambiados por razones obvias):

Juanito tiene “onda” con una compañera de universidad. Por horario no se ven mucho, pero siempre es toda cariñosa y sonriente y abracitos y todas esas cosas. Un día ella lo invita a su cumpleaños, insistiendo en lo importante que es para ella que él esté ahí.

Juanito, que en esa época no sabe mucho de la vida, obviamente se hace ilusiones. Resulta que cuando llega a la casa de Juanita, ella lo recibe tomada de la mano con un tipo y remata: Juanito, este es Pepito, mi pololo. Juanito encaja el golpe en los testículos del subconsciente con gracia, se queda un rato y luego huye por el bosque.

Expectativas. Imposible no hacérselas. Sobre todo cuando nos gusta alguien en serio. Lo malo es que a veces esas expectativas no te dejan ver que en verdad eres el Alcalde de Amigolandia. Población: Tú.

Y, lo peor de todo es que (a diferencia de cuando uno es más chico), un beso es sólo un beso, como en la canción. Los besos, los “te quiero” y las sexcapadas a la playa son sólo eso. Nada más. Bueno, a veces sí, pero no siempre. Y mientras tratamos de cachar que onda, nos vamos haciendo más y más ilusiones.

La solución para mí ha sido no salir nunca de casa sin mi fiel navaja de Occam. A saber:

Cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, debe preferirse la teoría más simple a la más compleja.

Eso quiere decir que entre “No pasa nada con Juanita” (otra Juanita, es un nombre popular por aquí) y “Tengo algo con Juanita, pero no formalizamos porque acaba de terminar y su última relación fue complicada y le tiene miedo al compromiso”, elijamos la primera. Tiene el riesgo de que a veces, Juanita realmente quiere estar contigo pero le tiene miedo al compromiso. Pero a largo plazo, créeme que prefieres estar con la Juanita que no tiene miedo de jugársela.

12 comentarios. Deja el tuyo»