[N. de la Ed.: Vamos a presentar a este chicuelo: se llama Normando, y el muy valiente viene a meterse en las patas de los caballos para darle una luz de esperanza a los muchachos con problemas para conseguir minitas, en esta serie que comienza hoy. Disfruten y trátennos con cariño al cabro.]

===================================================

A modo de Introducción

Aceptémoslo: los hombres somos cazadores a la hora de lidiar con el sexo opuesto.Ya sea en un bar, en un bus del Transantiago o hasta en la mesa de nuestros tíos evangélicos, solemos acercarnos a la presa y luego desplegamos nuestras armas, hasta que (idealmente) conseguimos que esa fémina que nos hizo ojitos (idealmente) desde el otro extremo de la barra caiga en nuestras fauces (idealmente). Así ha sido desde el principio de los tiempos.

De todas formas, hay algunos que no nacimos con los privilegios para cazar. Quizá tenemos miedo, baja autoestima o no vemos algo precisamente armonioso cuando nos miramos al espejo. No podemos ni por asomo hablarle a una mujer en el transporte público ni en casi cualquier situación social. Ergo, con el tiempo, y con la sociedad olvidándose de nosotros por completo, nos convertimos en los temidos Inadaptados Sociales.

Seamos ñoños, feos o simplemente raros o frikis, nos chantamos el mismo sombrero de apatía con el mundo y controlamos nuestros impulsos sexuales con nuestra inseparable amiga, la cual no tengo ni que mencionar. Lamentablemente con el uso y abuso de internet, las redes sociales y el porno hardcore, los inadaptados han crecido y abundan en foros e imageboards, con la esperanza de encontrar algún día esa princesa que siempre está en otro castillo.

En consecuencia, el internet les provee de más soledad y tristeza (muchos de ellos, incluso se transforman en trolls para siempre). Y en ese contexto, ¿Qué puede hacer un hombre inadaptado, usuario registrado de sitios como YouPorn o Spankwire, y que el único par de tetas que conoce de verdad son las de la Princesa Peach o Zelda, para encontrar pareja alguna vez?

Les diré algo: es posible hacer algo. Y gracias a los tips de esta sección, de la cual muchas mujeres no estarían precisamente orgullosas, quizá hasta puedan encontrarse con sorpresas más que agradables; no precisamente zorras, sino mujeres dignas. Este es un temario para los que más lo necesitan.

Partimos con el uso del talento oculto.

El Talento Oculto

Hecho

Todos tenemos un talento oculto, explotable en la situación correcta, para hacernos los lindos frente a las minas.

Método

Seamos lo que seamos, y tengamos la patología psicológica que tengamos, como seres humanos tenemos algún talentillo por descubrir. ¿Quién sabe, jovencillo, si usted puede tocar el ukelele mejor que un pendejo filipino? ¿O si puede dibujar árboles de cerezo en un jardín de Okinawa en invierno? ¿O domesticar animales peligrosos? Si hay algo cierto, es que quizá sólo usted lo sabe. Hay muchos motivos por los cuales los inadaptados no queremos mostrar nuestros talentos. Si pasamos todo el tiempo tras una pantalla de cristal líquido, es muy probable que no queramos que nuestros contactos en MSN o las usuarias de ese foro de animación japonesa sepan que podemos cantar mejor que Justin Bieber Pavarotti. Por lo tanto, el primer paso detrás del talento oculto es eliminar el factor que lo convierta en una posible vergüenza, superarse a si mismo y en consecuencia, darle no mah. Aquello implica tanto la aplicación del talento como el contexto en el que está inmerso.

Paso a ejemplificarlo con dos historias:

Juanito es un inadaptado cualquiera. Escucha rock clásico, y cuando chico tocaba guitarra en la parroquia cercana. En pos de alejarse de su soledad, Juanito explora su talento musical al punto de convertirse en un buen intérprete de guitarra acústica. Sus amigos organizan un carrete y él acude con su guitarra, con la esperanza de encontrar una rockera que caiga. En su repertorio mezcla baladas de Metallica con cumbias de Chico Trujillo, y boleros de Lucho Barrios con Sin Bandera y Juan Gabriel. Comienza a tocar tras la primera chela, y después de media hora, todas las hembras invitadas al hueveo se fueron. Juanito falló: mala aplicación, y falló el contexto implicado. (Sin contar que funó el carrete, el muy weón.)

Tomemos exactamente la misma historia, pero en este caso Juanito eligió el momento de la noche en que todos se aburrieron de beber y conversar y quieren show. De la misma forma, Juanito escogió un playlist adecuado, entre Led Zeppelin, Eric Clapton y The Beatles. Al terminar, una acérrima fan de Robert Plant le pide un tema. Juanito, guiado por el alcohol se lo dedica, y tras una breve conversa en el pasillo unos minutos más tarde, donde Juanito le cuenta que Led Zeppelin era su banda favorita, ella le planta un beso. Juanito triunfó: buena aplicación, buen contexto.

En resumen, es cosa de determinar un talento, alejarlo de lo que lo convierte a uno en inadaptado como se pueda, y aprovechar cualquier instancia que pueda convertir eso que todos llevan dentro en tu escalera al cielo. Y quizás a qué más.

1313, pillín.

177 comentarios. Deja el tuyo»

FAQ Women, el blog de hombres hablando sobre mujeres. Lea el What The FAQ? para más información.

177 Comentarios: